El cuerpo del joven desaparecido anteayer en Onda (Castellón) debido al temporal que azota la región fue encontrado ayer sin vida, a varios kilómetros del lugar donde quedó su vehículo, que fue arrastrado por el agua, debido a las inundaciones que se han producido en la provincia.

Según las primeras conclusiones de la Guardia Civil, el hombre de 29 años desaparecido en Onda, cuyo cadáver fue localizado en el barranco de Ratils, logró salir de su coche pero fue arrastrado por la avenida de agua a lo largo de al menos un kilómetro.

El fallecido, de nacionalidad rumana, es la quinta víctima del temporal de lluvias que ha afectado con especial intensidad al norte de la Comunidad Valenciana, tras la muerte de los cuatro miembros de una misma familia que perecieron el domingo.