La UD Almería mantiene su condición de invicto en su estadio, en lo que va de temporada, pero el empate (0--0) ante el Cartagena le hace perder el segundo puesto de la clasificación en segunda.

Ambos equipos han protagonizado un encuentro que no pasará a la historia por el espectáculo ofrecido, y en el que los locales se mostraron como un equipo sin claridad en su fútbol, muy distinto del de encuentros anteriores, en el que, si bien tuvo más tiempo la posesión del balón, careció de ideas para conseguir la ventaja también en el marcador.

El Cartagena tampoco propuso nada y si no ganó fue porque demostró menos argumentos que el Almería, los argumentos que le han colocado en la cola de la clasificación.

Las ocasiones, casi todas, fueron de parte rojiblanca. Sin embargo, en la primera parte faltó el acierto en el último pase y, por tanto, las ocasiones de gol no fructificaron. El Cartagena tampoco dio mucho de sí. Sólo esporádicos acercamientos que no cuajaron y con un remate de cabeza de Goiría, en el 32, que no llevó peligro.

En la segunda parte, los rojiblancos llegaron con algo más de intenciones, pero sólo en el comienzo, ante un rival que se conformó con el escaso botín del reparto de puntos, que, por otra parte, apenas si alivia su precaria situación en la clasificación.