El Madrid sufrió lo que no está escrito para vencer a un buen Gran Canaria, al que solo superó en el último minuto gracias a un extraordinario Llull y a una polémica jugada en la que los visitantes pidieron falta de Felipe Reyes sobre Nelson.

El entrenador del Gran Canaria, Pedro Martínez, se mostró indignado por el hecho de que no se señalara la personal a falta de ocho segundos y pidió que, a partir de ahora, haya cuatro árbitros en los partidos de la ACB.

Después de sus dos partidos ante el Power Electronics de los cuartos de final de la Euroliga, el cuadro blanco llegó cansado física y mentalmente ante un Gran Canaria que venía de sumar cuatro victorias consecutivas.

Carroll con 20 puntos y 11 de valor y Rey, con once rebotes, fueron los puntales de los canarios, frente a Llull y Reyes, que fueron los mejores en los locales con 19 y 15 puntos. El pivote sumó 23 de nota general.

El escolta Sergio Llull anotó la canasta del triunfo a ocho segundos de la finalización del duelo. Mientras, el pívot cordobés Felipe Reyes protagonizó solo un segundo más tarde la polémica jugada en la que Pedro Martínez pidió falta de una manera enérgica a favor del Gran Canaria.