Pocas veces se ha visto tanta diplomacia en la sala de prensa de El Arcángel. Y más, en un técnico rival. "No hay que poner paliativos a la victoria del Córdoba; ha sido justa porque ha hecho más méritos y ha puesto más intensidad en todo". Esas fueron las primeras palabras del entrenador del Gimnástic, Juan Carlos Oliva, para quien el inicio fue premonitorio. "Si después de haber estudiado al Córdoba, en los primeros tres minutos nos hacen tres córners...".

"No hemos estado nunca cerca del empate; ha sido una mala tarde". "Lo del amigo Lucas hay que ponerlo entre paréntesis, porque vaya amigo", finalizó con humor.