La media maratón Belmez-Espiel es una muestra más del auge de las carreras populares en la provincia de Córdoba. Año tras año, esta prueba, denominada la rompepiernas , aumenta el cupo de participantes, que este año ha llegado a los 400. Todos ellos estarán este domingo a las 10.00 horas en la Plaza del Maestro de Belmez, en busca de un triunfo que solo reportará prestigio y puntos para el ránking provincial, ya que no hay premios en metálico. Otros, los que además luchan por hacer marca, tendrán también en mente los dos dorsales para correr la próxima maratón de Nueva York que ofrece este año la Diputación a los mejores del circuito.

Serán 21,097 kilómetros a través de la antigua carretera nacional 432, todos sobre asfalto, que culminarán en el paseo de Espiel. Los atletas atravesarán parajes pintorescos como el arroyo del Albardado, el de la Juliana, el de las Cañas, el del Valle, el de la Hurona y el de los Maeros, además del Cruce de Vado del Rey, acompañados por los belmezanos y los espeleños, que cada año se toman esta cita como una fiesta.

El recorrido no cambia con respecto a la última edición, aunque sí se ha modificado la dureza, ya que los cuatro primeros kilómetros son bastante cómodos, en bajada. El tramo final sigue siendo de cuestas hacia arriba y hacia abajo que hacen tan característica y complicada esta carrera, mientras que se reserva lo más complicado para el final. Serán cuatro kilómetros de ascenso que culminan con unos 50 metros muy exigentes.

Además de la prueba reina, los jóvenes tendrán también la oportunidad de demostrar su cualidades en la categoría júnior, al igual que los mayores en la de veteranos.