Con la baenense Fátima Gálvez ya son veinte los cordobeses que se han ganado una plaza olímpica. Los pioneros fueron el prieguense Armando Alemán Subirán, en esgrima, y el montillano Francisco Jiménez-Alfaro y Alaminos, en hípica al participar en la edición de 1928 en Amsterdam. Mientras, la primera mujer cordobesa y andaluza capaz de ir a los Juegos Olímpicos fue la lucentina Ernestina Maenza Fernández--Calvo, al competir en esquí en los Juegos de Invierno de Garsmisch Partenkinchen (Alemania, 1936). También acudieron a esta cita cuatrienal el montalbeño José Amador Alonso (1948, tiro), Crispi y Rafael Jaén (1968, fútbol), el belmezano Agustín Sandoval (1972, gimnasia artística), el atleta de Cardeña Juan José Torres Díaz (1984), el halterófilo de Aguilar de la Frontera José Zurera (1988 y 1992), la nadadora villarrense María Luisa Fernández (1988 y 1992), el futbolista Rafael Berges (1992), el boxeador Rafa Lozano (1992, 1996 y 2000), la atleta pontanesa María Luisa Muñoz (2000), los baloncestistas Alfonso Reyes (2000) y Felipe Reyes (2004 y 2008), el jinete castreño Juan Antonio Jiménez (2000 y 2004), los pontaneses de hockey hierba Eduardo Aguilar (2004) y Víctor Sojo (2004 y 2008), el nadador Rafa Muñoz (2008) y la tiradora baenense Fátima Gálvez (2012).

En total, han acudido cordobeses a los Juegos en once disciplinas pertenecientes a doce localidades (Aguilar, Baena, Belmez, Cardeña, Castro del Río, Córdoba, Lucena, Montalbán, Montilla, Priego, Puente Genil y Villa del Río).

Los primeros diplomas llegaron en 1968 con Crispi y Jaén, en fútbol. Ya en 1992 vino la primera medalla y la única de oro con el futbolista Berges. También subieron al podio Rafa Lozano (bronce en 1996 y plata en el 2000), Juan Jiménez (plata en el 2004) y Sojo y Felipe Reyes (plata en el 2008).