A sus 33 años recién cumplidos, el sevillano ha cazado posiblemente su último contrato para estar en la élite. La campaña pasada se quedó solo en tres goles.