El actual entrenador de Rafa Muñoz en Barcelona, José Antonio del Castillo, duda de que los problemas que ha padecido su nadador le hayan hecho madurar. En febrero, Del Castillo le recibió en Barcelona después de que Muñoz no siguiera en Marsella. "El trabajo con Rafa no ha sido sencillo", dijo. "Cuando llegó, la preocupación, más que su estado de forma, era su pequeño bache psicológico. En el momento en que se puso a trabajar, el objetivo era que en Budapest luchara por las medallas", explicó. "Es difícil saber si los problemas le han ayudado a madurar. Tiene un carácter despreocupado. No se plantea cosas a largo plazo. Imagino que habrá aprendido que tiene que cuidar los detalles y las exigencias de un deportista de élite, pero tanto como madurar, madurar, no lo sabremos. Creo que es un proceso de más tiempo", declaró.