Algunos aficionados blanquiverdes abandonaron el estadio antes del pitido final para llegar a tiempo a ver el Barcelona-Real Madrid.