El riojano es uno de los que lo tiene más difícil. Llegó como central, se adaptó al lateral, puesto al que estaba habituado en el filial murcianista, aunque no termina de convencer.