Fede afronta la concentración con el difícil objetivo de convencer a Lucas Alcaraz de que tiene un sitio en la plantilla. Sin embargo, él lo afronta "sin ningún miedo, siempre pienso que el vaso está medio lleno y aunque haya una mínima posibilidad de quedarme, voy a trabajar para ello". Para ello, el canterano asegura estar dando "el doscientos por cien, para que el míster vea que puede contar conmigo".

El primer partido amistoso de los cordobesistas, el próximo miércoles en Marbella, parece que puede clarificar mucho. Para Fede "es lógico que las evaluaciones de la pretemporada sea en los partidos, lo tengo claro", por lo que cree que será "determinante". Según el delantero, "el míster verá si estoy capacitado para competir en esta división o no". En todo caso, el canterano se mostraba "tranquilo para poder demostrar que puedo tener un lugar en la plantilla y hacerlo bien".

Buena temporada en 2 b. y premio aquí. Con qué mentalidad se afronta el miedo a no quedarse.

También opinó sobre Lucas Alcaraz, del que valoraba que "es un hombre que tiene bastante claro lo que quiere y la manera de fútbol a desarrollar". Además, opinó que "tiene un carácter no muy serio, pero sí bastante fuerte" y aseguraba que "es el entrenador adecuado con un equipo tan joven como éste".

Cuando se le preguntó que todos los equipos miran a la cantera cuando hay dinero, Fede opinaba de manera contraria. "No solo el Córdoba, hasta los clubs grandes también están mirando a los escalafones inferiores", poniendo como ejemplos "el Barcelona y el Sevilla. El Córdoba también se ha dado cuenta y ojalá sea así a partir de ahora todos los años", reclamó.

Finalmente, sobre el objetivo del equipo, recordó que "hay que tener claro que primero es la salvación".