El británico Mark Cavendish (Columbia) confirmó su monopolio del esprint al igualar con su cuarto triunfo de etapa su marca de la edición anterior, en esta ocasión en la undécima, disputada entre Vatan y Saint Fargeau, de 192 kilómetros, jornada de transición que mantuvo al italiano Rinaldo Nocentini con el maillot amarillo.

Cavendish, que recuperó el maillot verde, se mostró imperial al esprint, una vez más sin rival, implacable a la hora de aplicar su punta de velocidad al perfecto trabajo de su equipo en la preparación de la llegada. El chico de la Isla de Man, ha quemado la moral de la lista de esprinters en el presente Tour de Francia.

La recta de llegada picaba en alto. No fue un obstáculo para Cav , aunque le costó un golpe más de piñón que en las tres victorias anteriores. Superó al estadounidense Tyler Farrar (Garmin) y al bielorruso Yahudeni Hutarovich (Francaise). Oscar Freire, cuarto, se volvió otra tarde al hotel con la miel en los labios, como Thor Hushovd, quinto.

Los favoritos, bien gracias. También están viviendo de una semana fantástica. El lunes descanso, el martes huelga y el miércoles paseo. Lo mismo llegan nuevos a los Alpes. La general, entonces, no sufrió alteración. Nocentini sigue luciendo el maillot amarillo, le sigue Alberto Contador a 6 segundos y el mítico Lance Armstrong a 8. Los ilustres piensan en la etapa del viernes. Y en no caerse en este tipo de etapas. "Ya sé que estas etapas son aburridas por televisión, pero en carrera hay nervios. Lo importante es evitar percances", aseguró Contador.

En Saint Fargeau nada nuevo bajo el sol. Una localidad de 1.800 habitantes dotada de un impresionante castillo y un Museo del sonido, donde se exhibe una sala en memoria de la célebre cantante francesa Edith Piaf, la de Rien de rien , tema que puede aplicarse perfectamente a las últimas jornadas. Nada de nada. Y pocos ven La vida en rosa . Ni Contador.

Hasta el momento el Tour está defraudando. Las figuras no se atreven a nada y todo hace indicar que están esperando a la jornada de mañana, donde empezarán las hostilidades.