La plantilla del Córdoba va tomando forma. Ayer se contrató al cuarto fichaje veraniego. Tras las llegadas de Jorge Luque (Xerez), Mikel Dañobeitia (Salamanca) y Richi Alvarez (Celta B), el club blanquiverde obtuvo la cesión del joven centrocampista Jesús Rueda, de 22 años de edad, por lo que será el cuarto pivote que forme parte del plantel, aunque Javi Flores podría ser utilizado por Lucas Alcaraz más como miembro del ataque.

El canterano tiene una gran fortaleza física y tiene dotes de mando en la medular, por lo que será una opción más para el entrenador junto a Jorge Luque y Carpintero, únicos medios natos en el actual plantel.

El extremeño, natural de Badajoz, ha destacado en las últimas cuatro temporadas en el filial vallisoletano, aunque desde el verano pasado formaba parte del primer equipo, aunque con ficha del filial y donde ha jugado casi toda la temporada en Segunda División B. El técnico del primer equipo, José Luis Mendilíbar, no le ha dado muchas oportunidades, aunque ha disputado tres partidos en Primera División. Su debut fue el 26 de abril de este año ante el Osasuna. En total ha jugado 64 minutos en esos tres encuentros, aunque ha sido convocado en cuatro ocasiones. Además, en Copa del Rey también ha disfrutado de 56 minutos repartidos en dos partidos, mientras que ha sido empleado en un total de ocho encuentros amistosos a lo largo del año en los que ha sumado 435 minutos.

El futbolista no tuvo suerte el verano pasado, ya que tras completar una buena pretemporada, a finales de agosto tuvo que ser operado para que se le extirpara el bazo, ya que le producía anomalías en las plaquetas de la sangre que le hacían perder tensión arterial. Este problema ya ha sido subsanado.

El jugador estará mañana presente en el reconocimiento médico, al que acudirán todos los futbolistas del Córdoba, incluida la incorporación que precedió a la de Rueda, Richi Alvarez, por lo que serán presentados en conjuntamente.