Día de carnaval. Comienzo de la fiesta pagana en la calle y jornada perfecta también para el fútbol. Y en El Arcángel el Córdoba tiene una cita (12.00 horas, Canal Plus) con el líder de la categoría, el Xerez de Esteban Vigo, que parece vivir en carnestolendas desde el comienzo de la competición. Con la misma base del equipo que el pasado año salvó la categoría al final de campaña, con una huelga en pretemporada por no haber cobrado, con incorporaciones de último momento y alguna que otra improvisación, los azulinos se han colocado el disfraz de conjunto grande y así llevan ya 24 jornadas de Liga, tiempo en el que pueden mirar desde arriba a entidades como Zaragoza, Tenerife, Real Sociedad... Simplemente, irreconocible.

El Córdoba de Luna Eslava también lleva unas jornadas con su máscara particular. Comenzó la campaña con una que aparentaba rocosidad pero resultó ser de cartón-piedra. Ahora, desde la llegada del de Fernán Núñez, los blanquiverdes se han colocado la careta de intentar al menos el toque, la construcción del equipo desde atrás y, sobre todo, por la velocidad. Ese último trazo en esa máscara lo aporta, principalmente, Natalio Lorenzo que es el nombre sobre el que giran todas las quinielas del once titular que salte ante el Xerez. ¿En banda? ¿De punta? ¿De mediapunta? En función de cada uno de esos puestos, el baile de nombres es casi inacabable. Si es en banda, Javi Flores y Asen se situarían en punta. Si el valenciano es colocado en la mediapunta, Asen lo haría en posición avanzada y en la derecha... Pues en la derecha desde Oberman hasta Javi Flores pasando por la improbable inclusión de un trivote. Es más, hasta se podría llegar a pensar, como una lejanísima posibilidad, la inclusión de Pepe Díaz, que vuelve a una convocatoria.

Todo ello por una de las recurrentes paradojas en el Córdoba. En este caso, la enésima. Teniendo polivalencia en el centro del campo hacia adelante desde la llegada de Natalio y Oberman (sobre todo), un puesto como el de lateral derecho sigue teniendo a dos futbolistas sin aparente posibilidad de recuperación, por lo que el reconvertido Cristian Alvarez es inamovible. En todo caso, Luna Eslava ha demostrado ya en varias ocasiones su versatilidad a la hora de mostrar un disfraz u otro y, "sin renunciar a la identidad del equipo", como a él le gusta decir, seguro que tendrá el mejor antifaz de guerrero para plantar cara a un Xerez que viene con una racha de cuatro victorias consecutivas y con 2.500 aficionados que crearán, junto a los 8-10.000 cordobesistas, una fiesta del fútbol en el coliseo blanquiverde, con una previa con bandera e himno andaluces incluidos.

En tierras de América Latina el carnaval comienza cuando la máxima autoridad de cada ciudad entrega la llave de la misma a un personaje que gobernará la urbe en la época previa a la Cuaresma: el rey Momo . El Xerez viene con su homónimo particular, que cuenta las jornadas por goles. Siete consecutivas lleva el canario anotando, algo que evidentemente es una de las principales preocupaciones de Luna Eslava si quiere tener opciones de lograr una victoria que no le haga meterse de lleno, igualado a puntos, con el descenso. Para evitarlo, una batalla clave será destronar al rey Momo xerecista. Si no es así, volverán las máscaras tristes, incluso de terror, a las caras blanquiverdes.