El lunar negro a la gran victoria del Córdoba del pasado sábado lo protagonizó Guzmán Casaseca, cuando fue agarrado en carrera por Generelo (que vio la tarjeta amarilla por la acción) y en la caída sufrió la fractura del húmero de su brazo izquierdo. El extremeño, que será operado a lo largo del día de hoy en la clínica San Juan de Dios, estará de baja no menos de tres meses, por lo que no podría incorporarse a los terrenos de juego hasta el próximo mes de mayo.

Una sensible baja que, a buen seguro, hará meditar a la entidad blanquiverde sobre las demarcaciones a cubrir en el presente mercado invernal, aunque el puesto de interior derecho era una de las posiciones susceptibles de mejorar. Tras la retirada del interés de Banfield por Cristian Alvarez y el gran partido que protagonizó el argentino en el encuentro ante el Zaragoza, el director deportivo cordobesista, Javier Zubillaga, deberá resolver el dilema que se le presenta en la banda derecha, en donde ninguno de los dos laterales del conjunto blanquiverde (Ceballos y Mario) han logrado hacer méritos suficientes como para que se les señale como titulares.