El Sevilla, que había entrado en una etapa de dudas después de algunos malos resultados, ha salido reforzado de sus tres victorias consecutivas ante el Deportivo (dos en la Copa y una en la Liga) y recibe hoy al Numancia con la moral alta pero también con el respeto que merece la buena campaña del rival.

Los hombres de Manolo Jiménez tienen en su mano cerrar la primera vuelta con 38 puntos y mantener intacto el principal objetivo de la temporada, que es quedar entre los cuatro primeros de la tabla y clasificarse para la próxima edición de la Liga de Campeones.

El entrenador sevillista, como a lo largo de toda la temporada, tiene problemas para formar una convocatoria y en esta no estarán Palop, Maresca, Javi Navarro, Koné y Konko.