El Cajasur 2016 evitó entrar en la primera crisis deportiva de la temporada al ganar con más apuros de los previstos al Qalat Cajasol de Sevilla por 77--64. El equipo cordobés lo pasó mal en la primera parte debido a su pobre defensa pero llegó desahogado a los minutos finales tras subir su intensidad defensiva en los dos últimos periodos.

El encuentro comenzó con el equipo local respetando más de lo debido al rival. Se le veía a algunos jugadores del equipo cordobés más fuera del partido de lo presentable en una escuadra profesional. Con el equipo tan relajado, la defensa comenzó muy pronto a hacer aguas. Parecía imposible ver cómo con una zona 2-3 los jugadores hispalenses eran capaces de hacer daño entrando por la zona tanto por el fondo como por el centro. Desde luego, de poco le servirá a este equipo que venga otro pívot si la actitud defensiva sigue siendo la misma el resto de la temporada. Por lo pronto, antes de comenzar a pensar en un jugador interior, tendrá que centrarse Rafa Gomariz en convencer a Jeff Mallory de que las vacaciones ya han terminado y de que ya es hora de que justifique en la pista su contrato. El alero José Antonio Ferrer y Luis Garrido destacaron dentro de la mediocridad poniendo, al menos, inteligencia y orgullo en el juego.

MAS ORDEN Mientras, el Qalat Cajasol compensaba su menor calidad con un mayor orden tanto en ataque como en defensa, ya fuera defendiendo en zona o en individual. Tras mantenerse el partido igualado en el primer cuarto, la mejor consistencia del Qalat terminó por darle cinco puntos de ventaja en el minuto 13 (19-24). Lo pasó entonces mal el BC 2016 para evitar que se rompiera el encuentro. Un parcial de 7-0 en los dos últimos minutos sirvió para que se fuera al vestuario con ventaja (38-36).

El rumbo del partido cambió en el tercer periodo. Debió dar un buen toque de atención a sus jugadores Gomariz pues el Cajasur 2016 cambió durante algunos minutos su mentalidad defensiva. Gracias a ello logró un modesto parcial de 6-0 que le dio 9 puntos de ventaja en el minuto 26 (48-39). Fue una renta que ya supo aguantar hasta el final del periodo.

Dos triples de José Antonio Ferrer, otros dos de Luis Garrido y una zona 1-3-1 que ya había entrenado Gomariz a lo largo de la semana terminaron de darle la puntilla al Qalat Cajasol en el último cuarto. Al final, ganó el Cajasur por una diferencia superior a la que mereció.