El Salsas Musa Ciudad de Córdoba sumó la tercer victoria de la temporada y evitó con ello evitar la primera crisis de la competición. Estuvo muy cerca de perder la escuadra cordobesa, ya que durante algunos minutos estuvo a merced de su rival.

Solo dio sensación de superioridad sobre el rival en los primeros cuatro minutos (8--4). Comenzó, entonces a fallar la maquinaria salsera en aspectos defensivos. Ya en el minuto ocho de juego, el técnico Rafa Gomáriz tuvo que comenzar con las rotaciones.

Los serios problemas le llegaron al Ciudad de Córdoba en el segundo cuarto. Un parcial de 4--17 en los primeros siete minutos situaron el marcador en un preocupante 22--33. Los jugadores de Gomáriz eran incapaces de frenar el ataque de su rival y, por ello, se refugiaron en una zona. Allí rifaron el partido a la espera de que su rival errara en los triples. No ocurrió así al principio y el equipo visitante estuvo muy cerca de romper el partido antes del descanso con tres tiros convertidos desde más allá de la línea de 6,25 metros.

El Esplugues pudo sentenciar el duelo en los minutos iniciales del tercer cuarto, pero cometió el error de dejarse ir en unos minutos preciosos. El Salsas Musa tardó en reaccionar, pero lo hizo en el minuto 25 luchando con más garra que criterio. Su tremendo esfuerzo obtuvo el premio de remontar la diferencia adversa en el minuto 30 con un triple de Juanma Martínez (50--49).

Los locales siguieron sufriendo en defensa en el último cuarto para ganar un partido que lo tenían muy difícil. Tras entrar en los últimos minutos con un marcador de 66--63, cuatro tiros libres convertidos por José Cazorla decidieron el choque.