El Elche se impuso ayer al Málaga, que llegaba al Martínez Valero como líder de la Segunda e invicto, en un partido que tuvo controlado en todo momento.

El partido arrancó muy vivo, con aproximaciones a ambas porterías, aunque era el Elche el que quería llevar la iniciativa, mientras que el Málaga se tiraba atrás para salir con más espacios, pero los locales cerraban líneas y apenas si dejan huecos por los que pudieran entrar los malagueños, por lo que optaron por lanzamientos lejanos que no planteaban problemas a Caballero.

El planteamiento de los locales, con una defensa muy adelantada, un centro del campo que presionaba mucho y los delanteros permutando sus posiciones, sorprendió al Málaga, que no se encontró a gusto en el terreno de juego. A los 34 minutos, Fajardo marcaba el tanto que daba ventaja a los locales en el electrónico del Martínez Valero.

La segunda parte no pudo arrancar mejor para los locales, ya que a los tres minutos Williams metió un balón en profundidad para que Miguel, que llegaba en carrera y con la posición cogida a su marcador, volviera a marcar para los ilicitanos, ante el delirio de la afición franjiverde, que veía como se estaba cumpliendo lo que había dicho David Vidal a lo largo de la semana, en la que auguró que el Elche sería el primer equipo en derrotar al líder.