El ex jugador de Primera División Pablo Niño se ha convertido en nuevo jugador del Pozoblanco. La larga inactividad por sanción de Alfonso Gutiérrez ha obligado a la directiva vallesana a buscar en el mercado un sustituto de garantías para el mediocampo y la elección ha sido Juan Pablo Niño Castellano, quien tiene una dilatada trayectoria futbolística. Niño se crió en la cantera del Betis y ha estado vinculado a la entidad verdiblanca durante diez años. Después de empezar su carrera deportiva en el Betis B pasó por el Cádiz y el Recreativo de Huelva para después volver a su casa, el Betis, y en la temporada 2003/04 se marchó cedido al Roosendaal holandés. En la 2004/05 regresó al equipo bético, donde llegó a debutar en Primera División, pero nunca contó con la confianza del técnico Serra Ferrer.

A comienzos de la campaña 2005/06 se marchó cedido al Numancia y en la 2006/07 se desligó definitivamente del Betis para jugar en el Mérida, su último equipo antes de llegar a Pozoblanco. A pesar de su larga carrera, cuenta con tan solo con 28 años de edad y es un jugador polivalente que en principio llega para ocupar la posición de interior zurdo.