EL DESEO de venganza de Roger Federer, por su derrota inesperada, y la inyección de moral que supuso para el español Rafael Nadal al ganar ese mismo torneo en Indian Wells se pondrán a prueba a partir de hoy en el torneo de Cayo Vizcaíno.