El Alpamayo está considerada como la montaña más bella del planeta desde que ganó el concurso de fotografía escénica de Munich 1966. Se trata de una de las montañas íconos de la Cordillera Blanca por la incomparable forma de su cara suroeste.