La lesión del capitán jarote, Basilio Zamora Tato , va para largo. Ningún tipo de prisa es lo que dice el central, aunque la espera algunas veces llega a desesperar. Se va a cumplir dentro de unos días un mes y medio desde que el jugador volvía a recaer de su lesión del cuadriceps. Todo apuntaba a que Tato tras reaparecer en el encuentro ante el Aguilas y luego jugar en casa ante el Almansa, había cicatrizado perfectamente su lesión, pero en el calentamiento de la final de la Copa Diputación fue cuando de nuevo el jugador volvía a sentir molestias y decidió no forzar.

Actualmente, el defensa rojillo se encuentra realizando en El Fontanar carrera contínua, sin llegar a realizar ningún tipo de movimiento brusco y sin poder pegarle al balón. Tato realiza cada sesión de entrenamiento fuera del grupo y manifiesta que "no lo llevo mal del todo; lo que pasa es que se me está haciendo eterno todo esto. Veo al resto de compañeros correr y hacer el trabajo diario y me da como cosa el no poder estar disfrutando con ellos".

Tato añadió que "la próxima semana me verá el doctor Pineda para realizarme una ecografía y ver si el músculo se ha fortalecido. Eso significaría que ya podría coger balón en las sesiones".

Sobre la trayectoria que está siguiendo el equipo, su capitán apuntó que "el equipo está bien, aunque creo que abusamos de los balones aéreos. Nos falta fluidez en el juego. Tenemos que intentar jugar por las bandas. Hemos hecho partidos donde hemos merecido más que el empate, como en Baza".