El futuro Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quiere cambiar también la imagen de España en la lucha contra el dopaje y subirse al barco que comandan varios países europeos, como Francia, en la persecución de los deportistas tramposos y de todos aquellos que apuestan por mejorar el rendimiento utilizando fármacos y métodos prohibidos. La principal iniciativa del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) es la creación de la Agencia Española Antidopaje (AEA) para que actúe con independencia, pero con apoyo y recursos institucionales, según explicó ayer a este diario Rafael Blanco, responsable en materia deportiva del programa electoral del PSOE, vicepresidente del Comité Olímpico Español (COE) y presidente de la Federación Española de Natación (FEN).

El deporte español se ha visto salpicado esta última semana por las serias acusaciones por dopaje que el exciclista Jesús Manzano ha denunciado en el diario As. El excorredor ha contado durante cinco días, y con todo detalle, diversas prácticas dopantes que ha practicado durante tres años, a la vez que ha precisado y enumerado toda una serie de fármacos prohibidos, desde EPO a hormona del crecimiento, que se ha administrado de forma habitual. "Una de las funciones del AEA será intervenir de inmediato para investigar la gravedad de acusaciones por dopaje como las que han surgido estos últimos días", aseguró Rafael Blanco. El AEA será la vertiente española de la AMA (Agencia Mundial Antidopaje) y se encargará, entre otras cosas, de que se empiecen a realizar controles por sorpresa en España. "En la actualidad son prácticamente nulos", denunció Blanco.

El PSOE no contempla en su programa electoral la necesidad de reformar el Código Penal para que los infractores por dopaje puedan ser perseguidos por la Justicia e intervenga la policía, como sucede en otros países europeos como Francia, Italia y Bélgica. "No contemplamos inicialmente este aspecto legal, pero, con toda seguridad, la dimensión internacional del problema del dopaje obligará al futuro Gobierno a reformar las leyes, como ha hecho Francia, donde el dopaje es un delito y sus infractores pueden ir a la cárcel".

De todas formas, Blanco considera absolutamente necesario, y no tiene dudas de que así lo verá el próximo Gobierno, que en la lucha contra el dopaje en España deben implicarse los ministerios de Sanidad y de Justicia, al margen de los estamentos deportivos. "La implicación de ambos ministerios es esencial si queremos trabajar con seriedad. Por ejemplo, la adquisición de medicamentos dopantes en España es fácil. Existe un comercio de fármacos prohibidos y debe ser el Ministerio de Sanidad quien lo erradique. La aportación del Ministerio de Justicia se debe concretar en el momento en que se decida reformar el Código Penal".

Blanco no tiene dudas de que el dopaje existe en España. "Las denuncias de esta semana lo demuestran. El dopaje existe en España. Pero no sólo en el ciclismo, sino en todos los deportes. Por ello, el PSOE actuará con mano dura. Ya está bien la política de dejar pasar las cosas, como se ha hecho hasta ahora".