TEMASER MONTILLA: Lorenzo González (17), Israel Pampín (14), Antonio Mariscal (6), Carlos Luque (12), Antonio Franco (15) --cinco inicial--, Manolo Camacho (6), José Antonio Cazorla (15), Alberto García--Cuevas y Víctor Luque (4).

UNIVERSIDAD DE MALAGA: Augusto Lombera (2), Vasco (1), José Diego Muñoz (13), Gil, Ismael Sánchez (13) --cinco inicial--, Antonio Sánchez, Meras (17), González (7), Alvarez (1), Simón (6), Carmona y Ferrer.

CUARTOS: 21--15, 20--17, 23--10 y 25--18.

ARBITROS: Almendros, de Málaga y González, de Cádiz.

El Temaser se ha proclamado campeón del grupo D de la Liga EBA a falta de cuatro jornadas para la conclusión de la primera fase de la competición.

Los montillanos celebraron este acontecimiento histórico para la ciudad de forma realmente justificada y ni tan siquiera las inclemencias climatológicas (en ese momento llovía en Montilla) impidieron que más de 200 personas se dieran cita en la fuente del paseo de las Mercedes para celebrar por todo lo alto tal acontecimiento deportivo para la ciudad.

De antemano, todo estaba previsto, ya que nadie creía en un traspiés de los hombres de Rafa Gomáriz que le restase brillantez a lo que ya se palpaba durante semanas en los ambientes baloncestísticos, y es que lo que ha conseguido el Montilla rara vez se da en un campeonato tan lleno de dificultades, a las que se ha ido sobreponiendo este equipo. El sueño del ascenso es posible ya que ahora este equipo tendrá cinco semanas para preparar la eliminatoria previa a la fase de ascenso. Todo ayer era felicidad en los diversos estamentos del club que han visto como con el paso de las semanas se ha ido recogiendo el fruto al buen trabajo llevado a cabo desde la pretemporada. Sólo falta ya ponerle la guinda al año, en lo que sería un éxito sin precedentes en la historia del deporte montillano sea cual sea la modalidad deportiva de la que se hable.

En cuanto al partido, sólo cabe apuntar que la UMA fue el rival para perfecto para una situación como ésta, por la sencilla razón de que nunca puso en aprietos a los locales. Los espectadores disfrutaron de una tarde tranquila y festiva que acabó con el obligado baño en su fuente.