La primera incorporación del Córdoba en el mercado de invierno, Dante López, ya estuvo ayer ejercitándose con el resto de sus compañeros. El delantero se definió como un futbolista "fuerte" y que va bien "de cabeza". Su características físicas encajan perfectamente con el modelo solicitado para ocupar la posición de ariete, restando aún por ver si su adaptación será tan completa como para poder mostrar que su técnica también puede ser la adecuada.

El jugador se mostró muy feliz por las "sensaciones buenas" que disfrutaba en su primer ensayo: "Estoy muy contento de estar aquí, los compañeros son buenos. Es un gran salto poder jugar en España". Los halagos hacia nuestra competición eran evidentes. El paraguayo no sabe si jugará en el encuentro ante el Elche, pero tiene claro que "si tengo la confianza del técnico espero no defraudarle". Los deseos de Dante son, obviamente, triunfar en España, por lo que quiere "olvidar" su pasada etapa en Israel cuando militaba en las filas del Maccabi Haifa.

El otro fichaje realizado en este mercado, Antonio Martínez, no será presentado mañana como estaba previsto. El jugador considera que "la toma de contacto" con sus compañeros ha ido bastante bien, por lo que espera haber convencido a los técnicos de la entidad blanquiverde. El mejicano se definió como un futbolista de "banda izquierda" que intenta ser "creativo" para "cambiar la cara" al equipo plantándose siempre de cara a la portería. Asimismo, reconoció que trata de ser "inteligente" en el tipo de juego que practica.

Martínez, a quien ya le habían hablado sobre "la ciudad y el equipo", dijo estar "muy cómodo con el grupo". El centrocampista declaró que su intención, en principio, sería quedarse desde ahora en el Córdoba CF, algo poco probable teniendo en cuenta el cupo de plazas de extranjero y la intención originaria que tenía el club de cederle esta temporada a algún equipo para observar su evolución.