Todos los objetivos se cumplieron en esta XIX edición de la Media Maratón de Córdoba: atletas de un alto nivel demostrado por sus marcas, récord de participación y récord final de participantes que finalizaron la carrera. Un éxito total para la organización y todos los colaboradores, a los cuales el PMD deberá agradecer. Vinieron atletas contratados para bajar una marca de una prueba y darle color a la misma, pero no nos olvidemos que el color lo ponen los más de 2.000 corredores populares que ayer colapsaron las calles cordobesas creando un caos circulatorio con protestas, como ya viene siendo habitual en todas las ediciones, mucho más en esta edición dada la gran cantidad de corredores presentes en la misma. El listón que ha puesto la Media Maratón de Córdoba no tiene límites, y este reto podría llegar a sobrepasar o duplicar la cifra actual de inscripciones.

Ayer se vio a la elite pagada, pero esa nueva política no estuvo aparejada con un organigrama de premios más amplio. Se quedaron en el camino algunos que no vinieron a Córdoba, sencillamente porque no pueden competir con tan sólo premios para los cuatro primeros. De igual forma, están cortos en premios tanto la clasificación local como provincial. Si vamos a promocionar, promocionemos pero de verdad. Como siempre digo, me quedo con los populares y con los que trabajan, y ayer una organización amplia, con un gran número de entidades colaboradoras, demostró cómo se pueden hacer las cosas bien.

Ayer, como suele ser ya habitual en las pruebas masivas que se disputan en Córdoba, participaron en la Media corredores en sillas de rueda. La organización no tuvo el detalle ni de hacer una clasificación especial. Nada que objetar, no estaban en las bases, pero entonces ¿por qué se le inscribe?. ¿Tanto valen tres trofeos para su categoría?. ¿Hablamos de integrar?