No es mucha la suerte que el Córdoba ha tenido en sus diferentes visitas al País Vasco. El conjunto blanquiverde se tendrá que esmerar si quiere obtener un resultado positivo en Vitoria y no sólo por la dificultad que supone ya enfrentarse a un equipo como el Alavés, sino también porque ganar allí supondría la ruptura de unas estadísticas que resultan ser de lo más negativas. Desde la temporada 1962/63, el equipo ha cosechado 3 empates y la friolera de 25 derrotas, consiguiendo tan sólo una victoria en el terreno del Barakaldo durante la fase de ascenso en 1997. Además, se contabilizan seis enfrentamientos ante el Alavés, donde obtuvo un empate en la temporada 1974/75 y cinco derrotas, siendo las últimas en las de 1981/82 y 1982/83. Pero la historia está para cambiarla y las estadísticas para romperlas.

Algunos futbolistas blanquiverdes relacionados de un modo u otro al balompié vasco han podido hablar sobre el actual Alavés diciendo, por ejemplo, en el caso de Larraínzar que "como todo equipo del norte lo fundamental es el bloque, la fuerza que tienen como conjunto arriba y abajo". Por otro lado, Gracia alabó las "buenas temporadas realizadas" por el rival en los pasados años". Iñaki Berruet, ex del Alavés, dio fe de que "tienen muy buen juego aéreo" y un jugador, Pablo Gómez, que "es importantísimo" en la conducción del juego. Aunque todos coincidieron en "la dificultad" que están teniendo "para adaptarse" a la división de plata. De todos modos, habrá que tener en cuenta que el equipo al que se enfrente el Córdoba no diferirá mucho del que tenían la pasada campaña en Primera División.