CARTAYA: Lobato, Alfonso, Ferrera (Macías, 47´), Quevedo, Tato, Caro (Cisqui, 72´), Ligero (Toni, 58´), Tavira, Miguel, López y Germán.

CIATESA MONTILLA: Reyes, Requena, Alcaide (Tomi, 85´), José Carlos, Valle, Chiva, Juanfer, Rafa (Roberto, 80´), Zafra (Luis, 63´), Reina y Schuster.

GOL: 0-1 (77´) Chiva, de penalti.

ARBITRO: Martín Guerrero, de Sevilla. Bien. Amonestó a los locales Tato, Germán y López, y a los visitantes Rafa y Luis.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la octava jornada del grupo X de la Tercera División. El campo estaba en regulares condiciones ya que la lluvia caída en las últimas horas dejó el césped en unas condiciones muy inestables para la práctica del fútbol, aunque no hubo incidentes ni lesiones que lamentar.

El Montilla se hizo ayer con una victoria histórica, ya que merced al solitario gol conseguido por Chiva, al transformar una pena máxima, se convirtiío en el primer equipo que gana en el nuevo Luis Rodríguez Salvador. Y lo hizo con toda justicia, mereciendo incluso anotar algún otro gol más. Si no lo hizo fue por las providenciales intervenciones del guardameta local, Lobato, que evitó que su equipo encajase una derrota por mayor margen.

Y es que el Cartaya de ayer fue un equipo indolente, sin ninguna actitud y que en nada se parecía al conjunto que había doblegado a todos los rivales que habían desfilado hasta ahora por su recinto deportivo.

Aunque el partido se inició con un lance muy prometedor para los locales, cuando en el primer minuto de juego Ligero recibió una buena asistencia que le habilitó para encarar en solitario al meta Reyes. Pero el disparo del delantero local fue tan erróneo que el balón se perdió fuera por la banda opuesta.

Fue solo un espejismo, porque junto a un cabezazo de López (minuto 38) al rematar un córner y similar acción del mismo jugador al rematar un libre directo (minuto 56), ya no tuvo el Cartaya ninguna otra ocasión de gol, por lo que ni una sola vez durante todo el partido disparó entre los tres palos de la portería rival. Así era imposible marcar. El Montilla distaba mucho de ser una perita en dulce y pasó de ser dominado a controlar la situación y llevar la iniciativa totalmente, hasta el punto de que su guardameta Reyes apenas tuvo que intervenir.

Los cordobeses vieron primero como se les anulaban dos goles por posición ilegal de sus delanteros, pero seguían siendo los únicos que creaban ocasiones de marcar.

En la segunda mitad, el Montilla se anticipaba siempre en todas las acciones a los jugadores locales y se hacía con el dominio de la zona medular. El Montilla seguía perdonando y podía perder el partido si el Cartaya acertaba con el gol en alguna acción aislada. Pero los locales estaban tan perdidos y llegó otro contragolpe visitante por la banda izquierda a cargo de Schuster, que asiste a Reina en el minuto 76 y fue derribado en el penalti que marcó Chiva.