Eso de cobrar más dinero aún de lo que perciben los futbolistas por lograr un objetivo tan poco ambicioso como la permanencia en Segunda se ha acabado en el Córdoba CF. Y no ya por una exigencia de la directiva, sino que han sido los propios jugadores los que han tomado la iniciativa de privarse del dinero extra por mantener la categoría. "No contemplamos la opción de cobrar por no bajar", aseveró el capitán Ramón, tras la reunión ayer con el director deportivo Miguel Angel Portugal. Y es que la plantilla cree que "estando igual que el año pasado no nos merecemos cobrar", por lo que sólo se percibiría alguna cuantía en caso de "subir o estar arriba". Y es que considera que "ese objetivo puede ser satisfactorio para un equipo recién ascendido, pero nosotros aspiramos a más".

Lo que está aún por determinar es el puesto clasificatorio a partir del cual los jugadores se verían remunerados de manera extra. "Esos son los pequeños matices que faltan por concretar", indicó Ramón, que ahora trasladará a sus compañeros la propuesta que le ha ofertado el Córdoba, aunque no la quiso desvelar porque "yo soy el portavoz de la plantilla y ellos lo deben saber antes".