La lucha por alcanzar un puesto para la final de Copa Davis enfrentará este fin de semana en Málaga a dos colosos en tierra batida, España y Argentina. Tres jugadores que este año han ganado torneos del Grand Slam, Juan Carlos Ferrero (Roland Garros), Roger Federer (Wimbledon) y Andy Roddick (Abierto de EEUU), éste último en el decisivo Eslovaquia-Estados Unidos por la permanencia en el Grupo Mundial, están involucrados en las eliminatorias que se disputarán del 19 al 21 de septiembre.

En Málaga, España debería imponer la gran calidad de sus jugadores en tierra batida para doblegar a Argentina, que a pesar de contar con un plantel de jugadores similar en potencia a los hispanos, no puede presentar a sus dos mejores raquetas del momento, Guillermo Coria y David Nalbandian, por sendas lesiones.

Ferrero, campeón en París, finalista en Nueva York, y número uno del mundo estrenará en Copa Davis esa condición, acompañado de un sólido equipo en el que se incluye a Carlos Moyá, Albert Costa y Alex Corretja, tres campeones de los Internacionales de Francia y un finalista, toda una garantía para intentar el asalto a la final, dos años después del triunfo histórico ante Australia en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

A pesar de sus bajas, Argentina cuenta con Gastón Gaudio, Mariano Zabaleta, Agustín Calleri y Lucas Arnold, un conjunto capaz de hacer frente al potencial español, y desenvolverse con eficacia en la pista de tierra levantada junto al pabellón José María Martín Carpena, de Málaga.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Málaga tendrá 50.000 euros de superávit en la eliminatoria de semifinales de la Copa Davis. El Consistorio tuvo que abonar 600.000 euros de canon a la Federación Española de Tenis para que Málaga fuera la organizadora del evento deportivo, uno de los más importantes del mundo en este deporte, aunque fueron dos patrocinadores, Unicaja y Ferrovial, los que aportaron la citada cantidad.

La Copa Davis será beneficiosa para Málaga, ya que se calculan unos 9.000 visitantes y 250 periodistas acreditados, los hoteles de la capital están al cien por cien y ha habido un incremento del 10 por ciento en los hoteles de la Costa, además de la gran proyección que se hará de la ciudad hacia el exterior.