PAMESA VALENCIA: Rodilla (-), Luengo (11), Paraíso (7), Tomasevic (11), Oberto (18) -cinco inicial- Hopkins (8), Liadelis (4), Kammerichs (-), Montecchia (14) y Asier García

(1).

FC BARCELONA: Rodríguez (6), De La Fuente (12), Bodiroga (11), Fucka (15), Dueñas (8) -cinco inicial- Navarro (12), Jasikevicius (15) y Femerling (3).

CUARTOS: 17--14; 12--32; 30--19 y 15--17.

ARBITROS: Mitjana, García O. y Hierrezuelo. Sin eliminados.

INCIDENCIAS: Tercer partido de la final de la Liga ACB.

El Barcelona conquistó ayer la Liga ACB tras imponerse al Pamesa Valencia en el tercer encuentro de la final y completó una temporada perfecta en la que ha conseguido la Copa del Rey, la Euroliga y, hoy, la principal competición del baloncesto español.

Para el equipo valenciano, que hasta el último minuto luchó por la victoria, la derrota supone un amargo punto y final a la que ha sido la mejor temporada de su historia, en la que ha logrado su primer título europeo pero en la que no consiguió poner en duda el reinado barcelonista en la liga.

El encuentro quedó marcado por el segundo cuarto, fue entonces cuando Barcelona, con un parcial de 12-32 en el que mostró su enorme poder ofensivo, dejó en nada la fulgurante salida del Pamesa y logró la renta suficiente para aguantar las valientes acometidas del conjunto valenciano durante toda la segunda parte.

SIN MARGEN DE ERROR

Consciente de que no tenía margen para el error, el Pamesa saltó a la pista embalado. Empujado por el apoyo de su público y con el argentino Fabricio Oberto, que había sufrido un fuerte esguince de tobillo en el segundo partido, en el cinco titular, el conjunto valenciano demostró que no daba por perdida la final.

El Barcelona comenzó atascado y su técnico, Svetislav Pesic, apostó por la rotación. La entrada de Juan Carlos Navarro y Sarunas Jasikevicius dio algo de empuje al equipo catalán, que aprovechó el apagón ofensivo que sufrió el Pamesa tras su eléctrico para meterse en el encuentro (17-14, minuto 10).

La intensa batalla que se vivía bajo ambos tableros obligó a ambos equipos a buscar puntos desde el perímetro y el Barcelona sacó provecho de su mayor variedad de recursos, pues anotaron tanto sus hombres exteriores, Jasikevicius y Rodrigo de la Fuente, como los interiores, Gregor Fucka y Patrick Femerling.

En el último cuarto, al Pamesa comenzaron a faltarle las fuerzas y ahí estaba el Barcelona, que disfruta de la presión como otros de las vacaciones, para condenar cada uno de sus errores con los puntos que le coronaron como nuevo rey de la Liga ACB.