El Barcelona recibió ayer un serio aviso de que la confección de su equipo técnico va a resultar un problema que no se contemplaba, después de que el PSV haya informado en su página electrónica en internet que el técnico Guus Hiddink no ha aceptado las condiciones del Barca. Hiddink se había convertido en la segunda opción barcelonista, después de que el también holandés Ronald Koeman, técnico del Ajax, continuará en el equipo de Amsterdam, ya que el director general del Ajax, Arie van Eijden, se negase a negociar con el Barcelona el traspaso del ex jugador del Barca.

"El no de Hiddink no es definitivo. Si bien la página oficial del PSV se ha manifestado en un sentido, creo que no es un no definitivo del todo. Lo que sí que es cierto es que nosotros, a la hora de negociar, tenemos una estrategia en política salarial muy validada y lo que no vamos a hacer es extralimitarnos en ningún ámbito. Espero que se reconsideren ciertas posturas", señaló Laporta.

"No obstante, tengo que recordar que nunca se ha tratado de una única alternativa porque sabíamos lo que conlleva llegar a acuerdos con determinadas personas", añadió el presidente del Barcelona.