Entrevista | Antonio Amil Empresario y gestor de los cines de Esplendor Cinema

Antonio Amil: "Que haya más cines de verano es bueno, un acicate para superarnos y que nos elijan"

Antonio Amil, empresario y gestor de los cines de verano

Manuel Murillo

Araceli R. Arjona

Araceli R. Arjona

Curioso y emprendedor, este empresario formado en la hostelería estuvo 22 años trabajando fuera de Córdoba, en distintos sectores dentro y fuera de España. Desde que ha vuelto a su ciudad natal, con su mujer y su hijo, no ha dejado de poner en práctica nuevas ideas de negocio como la de recuperar la actividad de los cines de verano de Martín Cañuelo, aunque eso suponga recortar las horas de sueño y las vacaciones de verano. Son «gajes del oficio».

¿Qué balance hace de la primera semana de actividad tras la reapertura de los cines de verano?  

Esta primera semana ha sido bastante positiva, los cordobeses y las cordobesas han respondido masivamente a la llamada que hemos hecho desde los cines y además el comportamiento ha sido excelente. Creo que, si seguimos este ritmo, puede ser un muy buen año.  

La inauguración se retrasó un día por la amenaza de lluvia. ¿Se precipitaron al suspender? 

El primer día, tomamos la determinación, no sé si precipitada o no, de posponer la apertura. Teníamos que decidir sobre las cinco y media porque estaba previsto un espectáculo en el Fuenseca con equipos de sonido que valen mucho dinero y no quisimos arriesgarnos.

¿Cuánta gente ha podido pasar en los seis primeros días?  

Tenemos un aforo limitado, que se ha reducido un poco porque hemos colocado más mesas. En total, han podido pasar unas 3.500 personas entre las dos salas. 

La primera noche, el cine Delicias recibió más gente de la que podía albergar, hubo colas y quejas. ¿Han cambiado cosas?

A nosotros, evidentemente, nos gustaría que entrara todo el mundo, pero no es posible y no podemos hacer nada. En la puerta se puede ver la limitación y por seguridad, llega un momento en que tenemos que dejar de vender entradas aunque haya espacios libres. Cuando quedan pocas entradas y hay mucha cola, vamos avisando a la gente, antes no podemos hacer nada. La web nos da una aproximación de cómo va a ir cada día, pero luego hay que esperar a ver qué pasa en taquilla. Yo he estudiado hostelería y llevo mucho tiempo en el sector, pero en esto soy nuevo. Hemos tomado medidas correctivas. Por ejemplo, la cocina no funcionaba lo bastante rápido y hemos reforzado la plantilla e implantado mejoras. Ahora mismo, estamos en una media de tres minutos desde que se compra el ticket hasta que se sirve el bocadillo. En cuanto a las taquillas, tenemos la web www.elmundodelespectaculo.es para la compra online. Sacamos 400 entradas a la venta cada día. De esa forma, no hay que esperar cola porque pasas directamente con el código QR que recibes. Se puede pagar con Pay Pal y con tarjeta.

¿Tienen redes sociales?

Aún no, pero tendremos en breve. Aún así, nos están escribiendo con felicitaciones y agradecimientos, nos dicen que el ambigú ha mejorado mucho respecto a la etapa anterior y nos sugieren cosas que siempre tenemos en cuenta. 

¿La gente ha respondido bien a la oferta gastronómica o acuden con el bocadillo de casa?

La inmensa mayoría compran productos en el cine de verano. Tenemos precios muy populares en comida y bebida. La cerveza, por poner un ejemplo, está a 1.30 euros. Como dijimos que haríamos, estamos apostando por la ciudadanía, queremos que la gente pueda consumir en nuestro recinto. Por eso, hemos reducido los márgenes, de manera que los precios sean asequibles y todo el mundo que venga a nuestros cines pueda disfrutar con una comida que creemos que es bastante buena y una bebida.

Antonio Amil, en la sala de "butacas" del cine Fuenseca.

Antonio Amil, en la sala de "butacas" del cine Fuenseca. / Manuel Murillo

El bocadillo de lomo con pimiento siempre fue un clásico de los cines de verano. ¿Hay ya nuevo plato estrella?

El lomo con pimiento sigue siendo el más solicitado y batiendo récords (jajaja).

¿Las películas elegidas hasta ahora están gustando al público?

En este mes, hay muchos estrenos, así que estamos apostando por títulos comerciales. Llega Padre no hay más que uno 4, Fly me to the moon y películas españolas como Mala Persona que tenemos en el Fuenseca. Queda mucho verano y habrá tiempo para incluir cine independiente. Ex maridos era una película de autor y no tuvo el éxito que esperábamos, todo el mundo se concentró en Del Revés 2. El mundo del cine es más complejo de lo que pueda parecer desde fuera, hay muchos entresijos que estoy aprendiendo poco a poco. En este tema, hay varias personas que me asesoran. Me gusta escuchar a la gente aunque yo tome la decisión sea yo.  

¿Se nota mucho en el cine cuando hay partido de fútbol?

Un poco sí. Si juega temprano como hoy (por ayer), no creo que se note, pero hay días que hace mella. 

¿Hay buena sintonía con los vecinos?  

Hay personas que son más colaboradoras y otras más reacias, pero de momento hay buen entendimiento y no ha habido quejas. Como hay solo una sesión, no se interrumpe demasiado el descanso. 

¿Cómo van los trabajos en el cine Olimpia?

Estamos con el proyecto sobre el papel ya terminado para empezar a realizar las mejoras que hacen falta. El Olimpia es el que estaba en peores condiciones, pero mantenemos la previsión de reabrirlo con dos espectáculos a finales de agosto.

¿Qué le parece el anuncio de reapertura del cine Coliseo?

He estado muy liado y no sé los detalles, pero me parece una buena noticia. Cuantos más cines de verano haya en Córdoba mejor para todos, es bueno que se pueda elegir, que haya más proyecciones, y a la vez es un acicate para superarnos y que la gente elija nuestra sala.  

¿Qué perfil de público está viniendo hasta ahora? 

Es pronto para hacer una valoración, pero vemos que vienen muchas familias con hijos y personas mayores con sus nietos. También, gente de mediana edad. Lo que vemos menos son jóvenes y adolescentes.

¿El negocio puede ser rentable? 

A día de hoy, no puedo decir si será rentable o deficitario. Los cines de verano, al contrario que los multicines que tienen un ambigú para muchas salas con distintos horarios, requieren más personal porque hay que atender a 400 o 500 personas a la vez. Estamos intentando dar el servicio lo más rápido posible, lo que reduce el margen.  

¿Algún llamamiento a la ciudadanía?

Que vengan a ver cine, que se sigan comportando igual y disfruten del ambigú. Los cines de verano son un espacio para disfrutar. 

¿Por qué en el cine de verano no hay palomitas?

Nunca ha habido y nosotros hemos apostado por potenciar otro tipo de productos.

Suscríbete para seguir leyendo