ENTREVISTA | Andy y Lucas Músicos

«Todo lo que hemos conseguido ha sido a pico y pala, sabemos lo que cuesta»

Andy y Lucas.

Andy y Lucas. / CÓRDOBA

Araceli R. Arjona

Araceli R. Arjona

Uno desde Madrid y el otro desde Cádiz, unidos por el hilo telefónico, Andy y Lucas, rememoran su carrera a pocas horas de subir al escenario de La Axerquía de Córdoba con Nuestros últimos acordes. En veinte años de trayectoria, han vendido dos millones de discos, han logrado doble disco de diamante, 20 discos de platino, 40 de oro y han ofrecido más de 800 conciertos con 10 millones de asistentes. Vienen preocupados por los 40 grados que se esperan en la ciudad. «Me han dicho que ahora mismo las polillas llevan cantimplora en Córdoba», bromea Lucas, y luego advierte que en las dos primeras canciones llevará chaqueta. Eso es valor. Con sus temas de siempre y con algunas sorpresas más, prometen al público que esta noche «va a flipar». Aún queda alguna entrada.

-Estáis de despedida y toca recapitular un poco. Os conocisteis en el instituto siendo unos niños. ¿Erais buenos estudiantes?

-No, éramos aplicadillos, pero... (Lucas) En el instituto sí... (Andy) Aah es verdad. Es que no dio tiempo a valorarlo porque con 17 años ya estábamos en la carretera, no sé yo si cuentan los cates de tan chico.

-¿Y cómo surgió lo de la música? ¿Os mirasteis a los ojos y...?

-(A) Y nos enamoramos... Bueno, yo desde muy chiquito cantaba en los carnavales en Cádiz, pero Lucas era futbolista. Un día empezamos a cantar en el recreo con lo que escribía Lucas hasta que quisimos más.

-¿En casa lo vieron claro?

-(L) Cuando lo dije en mi casa fue demoledor, en mi familia no había ningún músico, no sabían de ese mundo. Mi padre se creía que lo mío era el fútbol y se llevó un chasco... Menos mal que la cosa funcionó.

-¿Quiénes eran en ese momento y quiénes son ahora vuestros referentes musicales?

-Nuestros referente eran los mismos que ahora: El Barrio, Niña Pastori, Camarón, Alejandro Sanz, Manolo García, muchísimos, porque nosotros escuchamos todo tipo de música. Dentro y fuera del flamenco. Nos gusta todo lo que suene bien, escuchamos hasta rock heavy y también algún tipo de reggaeton, por qué no.

-Cuando empezó el fenómeno fan, ¿qué efecto tuvo en vosotros?

-(A) Empezó a los dos meses de sacar el disco y duró unos tres años, de 2003 a 2006. Yo lo llevaba peor porque soy más bien introvertido y me gusta la tranquilidad. (L) Es que el fenómeno fan nuestro no fue cualquier cosa. Hablamos de tirarse encima del coche, encima nuestra, no era que venían las chiquillas educadamente «oiga, me puedo echar una foto con ustedes», no. A veces, era para asustarse. Aquello nos sorprendió y hemos visto peligrar nuestra integridad alguna que vez que otra, pero bueno, eso no significa que no nos gustara. Mucha gente no sabe lo que hemos vivido, lo sabemos nada más que nosotros.

-Supongo que ligabais más.

-(L) Hombre, hay quien dice que subirse al escenario tiene un poder, o llámalo como quieras. Al final, te llama más la atención esa persona.

-¿Esa era la parte buena de cantar y ser famoso?

(L) No, la parte buena era la música y viajar. Eso era otra historia, digamos que un plus.

¿La fama crea adicción?

-(A)No, en absoluto, en todo caso el público y el escenario.

-Empezasteis muy jóvenes. ¿Cuál ha sido vuestro ancla para que no se os fuera la pinza?

-(L) La vida en general, hemos ido aprendiendo con las cosas que nos han pasado. Eso y que nosotros venimos de familias humildes y todo lo que hemos conseguido ha sido siempre a pico y pala, sabemos lo que cuesta. Aparte, disfrutamos con lo que hacemos, nosotros siempre estamos de broma, de cachondeo, somos divertidos, no nos aburrimos y eso forma parte de nuestra personalidad. De todas formas, ha pasado mucho tiempo y hemos cambiado muchísimo, si miro atrás, me reconozco más bien poco, sobre todo, por la forma de vestir y lo delgado que estaba entonces.

-¿Y esos kilos a qué se deben, has cambiado la dieta?

-(L) No, la dieta no, que ya son 42 años y... (A) Bueno, pero tampoco está mal, está madurando... (L) Me dicen que ahora estamos mejor, no sé, son las cosas de la vida.

-¿Cambiaríais algo de vuestra carrera, os arrepentís de alguna decisión?

-(A) Todo ha servido para aprender. Hay ciertas cosas que haces y luego le das vueltas... Por ejemplo, haber faltado a una promoción que era importante o la rutina de horarios, que no eran los mejores, y ahora los llevo de categoría... Si me ha servido para mejorar, bienvenido sea. Lo importante es darse cuenta de los errores, yo conozco gente que lleva cien años viviendo y siempre mete la pata en lo mismo.

-¿Cómo dijo Lucas a Andy que sufría una cardiopatía y que había que parar?

-(L) Hace cosa de un año. Fue la primera persona a quien llamé. (A) Me contó lo que le pasaba con detalle y dije que para adelante. Yo confío en él porque es muy fuerte y cuando quiere algo va a por ello. Ahora mismo, lo veo muy tranquilo, cuidándose más que nunca y super feliz. Eso es salud y sé que este hombre se recupera seguro. (L) La respuesta de Andy fue maravillosa desde el minuto uno. (A) El problema de Lucas fue por estrés, por no dormir, comer mal, porque hemos estado con gente que no era muy profesional y él prácticamente lo llevaba todo. (L) Ahora estamos en un momento muy dulce, rodeados de buena gente que hace que estemos muy tranquilos.

-Después de esta gira, se supone que os retiráis. ¿Qué otras cosas sabéis hacer para ganaros la vida aparte de cantar?

-(A y L)... No sé. (L) Buena pregunta, dentro de año y medio te la contesto.

-¿Habéis ahorrado dinero suficiente para vivir sin trabajar o aún queda algo de hipoteca?

-(L) Aunque quede hipoteca, hemos estado muchos años en la carretera trabajando.

Suscríbete para seguir leyendo