Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

al margen

La casa entre los cactus

En esta ópera prima, la directora juega con que nada es lo que parece, igual que los grandes maestros del suspense

Fotograma de la película. CÓRDOBA

Carlota González-Adrio presenta su debut en el largometraje, clausurando el ciclo “Made in Spain” en la última edición del 70 Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que se ha venido celebrando desde el pasado 16 de septiembre hasta hoy. En esta ópera prima, la directora juega con que nada es lo que parece; igual que hacían los grandes maestros del suspense. Incluso el género elegido envuelve una trama oculta más allá de lo que parece esta familia aislada, en plena naturaleza, inoculándose un cierto aspecto fantástico al resucitar fantasmas del pasado.

El filme, basado en una novela de Paul Pen -que también ha guionizado él mismo-, arranca con la irrupción de un tipo que levanta todas las sospechas, aparece como perdido y llegado hasta allí por casualidad; aunque, antes, en forma de prólogo asistimos al trágico accidente que marcará el devenir de este grupo familiar encabezado por los personajes de Ariadna Gil y Daniel Grao. Todo se trastoca con la llegada del intruso (Ricardo Gómez), en principio acogido con hospitalidad, pero que poco a poco levanta las suspicacias del padre y la simpatía en alguna de las jóvenes.

Rodada en pleno corazón de Gran Canaria, en un bello paraje, este thriller psicológico se sitúa en el Barranco de las Madres (Firgas), y está ambientado en los años setenta. En todo momento, esta joven cineasta parece tener controlada la planificación y puesta en escena del relato, demostrando un saber hacer y madurez cinematográfica poco habitual en una primera película.

El misterio se mezcla con el suspense, aunque a veces la sutileza es extrema y se insinúa tanto que podría perderse algún espectador despistado de esos que miran el móvil de vez en cuando. Los intérpretes, incluidas las niñas, son de lo mejor pues, prácticamente, al estar aislados recae sobre ellos el gran peso de la historia y su verosimilitud. Igualmente, esta nueva directora ha sabido rodearse de profesionales de primera, como el director de fotografía Kiko de la Rica y la compositora de la banda sonora Zeltia Montes.

Compartir el artículo

stats