Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

Una enseña con historia de Priego

El Pendón de los Zamorano ha sido trasladado al IAPH para su restauración !La pieza, datada en 1501, es uno de los bienes muebles de mayor valor histórico de Priego

Autoridades y propietarias de la pieza, tras ser recepcionada por el Ayuntamiento de Priego. |. R.C.C.

El Pendón de los Zamorano, considerado como uno de los bienes muebles prieguenses de mayor valor histórico y que forma parte del Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, ya se encuentra en las dependencias del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, donde será restaurado durante los próximos 14 meses.

Tras la donación de la pieza por María Jesús, Luisa y María Tisner Madrid, herederas propietarias del bien, el Consistorio da cumplimiento de esta manera al acuerdo suscrito la pasada primavera para la conservación y posterior exposición al público de esta enseña militar. La pieza, como este miércoles indicaba el arqueólogo municipal, Rafael Carmona, en la recepción de la misma por parte del Consistorio antes de su traslado a Sevilla, conmemora un episodio de armas ocurrido, probablemente en Sierra Bermeja, en 1501, durante el cual Juan Martín Zamorano, alférez de la caballería de Priego, salvó la vida o contribuyó de manera significativa a ello, de Pedro Fernández de Córdoba, futuro Marqués de Priego e hijo del titular del señorío de la casa de Aguilar. En agradecimiento, el señor otorgó una serie de bienes y privilegios a Juan Martín Zamorano, entre los que se encontraría su nombramiento como Alférez Mayor perpetuo de la caballería de Priego y la entrega para su custodia de un pendón militar conmemorativo del hecho. Reconocimientos que tenían un carácter hereditario, por lo que el pendón se ha custodiado, hasta la fecha, en la residencia familiar de sus descendientes.

En cuanto a sus características físicas, las dimensiones del asta del pendón son 276 centímetros, con anchuras diferentes por la forma que por la forma que presenta con secciones elípticas o circulares de diferentes diámetros. El primer tramo superior, que comprende al completo el tejido, supera los 163 cm. En lo que a sus materiales se refiere, está confeccionado con varias piezas cosidas de lienzo de lino, sobre las que se pintaron al temple varios motivos y personajes en un estilo gótico tardío.

En relación a su estado de conservación, al tratarse de un bien con más de cinco siglos de existencia, la pieza presenta daños evidentes y patologías como la pérdida de la policromía original y alteración cromática generalizada del lienzo virado a un tono ocre tostado, deformaciones generalizadas, numerosas roturas, deshilachados y manchas de humedad y suciedad

.De ahí la más que necesaria restauración que se llevará a cabo en el IAPH, donde tras los pertinentes trámites administrativos, se procederá a los estudios técnico-científicos, documentación fotográfica, tratamientos de conservación-restauración, aspirado general, desmontaje de elementos, microaspirado, eliminación de intervenciones y deformaciones, alineado, selección y tinción de tejidos e hilos y nuevos soportes, encapsulado, fijación y disposición de injertos, tratamiento del asta (desinsectación, limpieza, consolidación), montaje final, estudio, recopilación de datos y memoria final de ejecución.

Compartir el artículo

stats