Kiosco

Diario Córdoba

CONCIERTOS EN CÓRDOBA

La Axerquía late con el ritmo de El Arrebato

El cantautor celebra sus veinte años de carrera junto a cientos de asistentes

El Arrebato en Córdoba

La Axerquía late con el ritmo del El Arrebato A.J. González

Para ver este vídeo regístrate en Diario Córdoba o inicia sesión si ya estás registrado.

La Axerquía late con el ritmo del El Arrebato Pilar Montero

La historia de Francisco Javier Labandón como cantautor es la de un hombre de apariencia cercana y valores sencillos que logró el reconocimiento del público por su canto urbano al amor, pero también por la apariencia de pirata amable. El músico sevillano apostó hace más de veinte años por el flamenco y el pop para abrirse paso en solitario, logrando algunos pocos temas lo suficientemente aclamados como para mantenerse en la ola para siempre. 

Anoche sonaron en el Teatro de la Axerquía los himnos más reconocibles del pirata andaluz. Búscate un hombre que te quiera, Una noche con arte y Poquito a poco trasladaron al auditorio a tardes de música con Canal Sur, a verbenas de noches de verano que se extendían entre las calles de los barrios hasta aparentar no tener fin. Bandas sonoras de episodios adolescentes despreocupados o reuniones familiares con la excusa de cualquier celebración. Pero también hubo un lugar especial para nuevas canciones como Primaveras en el pelo y Aquí me tienes, grabadas con la colaboración de Miguel Poveda y Antonio José, respectivamente. Estos son algunos de los regalos entregados al público, a los artistas que lo han arropado como un referente del sentimiento popular andaluz de nueva era. Abrazos, como reza el título de su último disco, es el recopilatorio de esa gratitud.

15

El ritmo del Arrebato conquista la Axerquía A.J.González

En el marco del Cabaret Fest, el buenrollismo se unió a la defensa del amor con el pop, el rock y el flamenco como aliados. Las sillas colocadas en la pista impidieron al público más entregado darse por completo a los ritmos de la rumba, por lo que tuvieron que conformarse con arropar a El Arrebato con las palmas. En el recinto se armó el sarao gracias a Como Paco y su guitarra y Qué salga el sol por donde quiera. Espectáculo llevado con energía, sin prescindir de las interacciones con los cientos de oyentes.

"No sé querer y que no se me note", declaró el bandolero. Como tampoco pudo evitar su complicidad al cantar junto a la voz potente de Alicia Jiménez. Poeta. Hablador. Recordó su infancia "en una barriada humilde de Sevilla" en la que "el diablo estaba en todas las esquinas". Menos mal que el rey Baltasar le trajo una guitarra. Gracias a aquel momento, anoche pudo encender las linternas y mecheros de un público en que se encontraban los Medina Azahara, a los que dejó ver públicamente su admiración. Momento estelar para demostrarlo. El de la diadema sigue aquí, en plena forma para los suyos.

Compartir el artículo

stats