Kiosco

Diario Córdoba

Al margen

Un nuevo mundo

Vincent Lindon, en una imagen de ’Un mundo nuevo’. CÓRDOBA

Un hombre con problemas. Ese es el papel de Vincent Lindon en esta película. Un personaje en la encrucijada. Su vida se ha convertido en una trinchera. Un ejecutivo, director de empresa, que ha de enfrentarse a una reducción de personal impuesta desde muy lejos, en contra de sus principios morales. Un marido enfrentado a su esposa, en compañía de los respectivos abogados, discutiendo sobre lo que ha sido su vida en pareja después de muchos años de convivencia, negociando.

Un padre, impotente, que no sabe cómo abordar la situación mental de un hijo al que adora pero no logra sacar de sus delirios. Todos estos son el protagonista de esta historia al límite. Alguien que lucha por salvar su vida, a todos los niveles. Alguien que se ve obligado a elegir entre familia y trabajo, entre su vida y la de los demás, entre la traición y lo que le dicta la conciencia.

En esta ocasión, el director Stéphane Brizé ha optado por mostrar el punto de vista de un alto ejecutivo, con sus bonus y demás; no como en las dos producciones anteriores, pertenecientes a esta trilogía sobre el capitalismo feroz, en las que Lindon era un parado de larga duración enfrentado a un dilema moral cuando comienza a trabajar en La ley del mercado (2015) o un líder de los trabajadores de una empresa automovilística que cierra después de haber aceptado una bajada salarial para salvarla en En guerra (2018). Por tanto, siendo ésta una elección parecida a la de Fernando León de Aranoa y Javier Bardem para El buen patrón, el tratamiento y resultado no podría ser más diferente. Y no por ello menos válido. También aquí estamos ante una portentosa actuación de su protagonista y, por supuesto, de su partenaire (la siempre sobresaliente y sensible Sandrine Kiberlain).

Bien escrita y filmada con elegancia, con una cámara que opta por el primer plano siguiendo al personaje hasta penetrar en su angustiosa situación, que se ilustra musicalmente con armonía y precisión. Cine social donde siempre ganan los malos.

Compartir el artículo

stats