Kiosco

Diario Córdoba

Tributo a su memoria

El Museo Arqueológico Municipal de Cabra tributa un homenaje a Cristóbal Garrido Ortega

Se reconoce su importante aportación tanto para el patrimonio arqueológico egabrense como para la creación y puesta en marcha de dicho museo

El delegado municipal de Patrimonio junto a una de las hermanas del homenajeado. J. MORENO

El Museo Arqueológico Municipal de Cabra fue el lugar escogido, con motivo de la celebración del Día de los Museos, para rendir homenaje a la figura de quién con su importante aportación al patrimonio arqueológico egabrense, en general, y a la creación y puesta en marcha de dicho museo en particular, fue el desaparecido Cristóbal Garrido Ortega.

Un homenaje que con la participación de su familia y la historiadora egabrense Lourdes Pérez, sirvió también como pusieron de relieve su director Antonio Moreno y el delegado municipal de Patrimonio, Francisco Casas, para “reparar una injusta situación de olvido hacia su persona que, incomprensiblemente, ha llegado hasta nuestros días”.

Cristóbal Garrido Ortega (1950-2004), ejerció como director del Museo Arqueológico Municipal de 1984 a 1989 y aunque como apuntaba Moreno, nunca se produjo un nombramiento oficial, en ese periodo y también con anterioridad, ejerció todas las funciones propias de un director tal y como se recoge entre otras en la elaboración que hizo de memorias anuales, estudio y catalogación de piezas y promoción de donación de elementos arqueológicos al museo y recepcionando con su firma las correspondientes actas de donación o entrega de estas además de atender visitas particulares o de colegios, aún cuando todavía se encontraba en proyecto la creación del museo, según atestigua la documentación de su archivo personal que en su día donó a este su hermano José Garrido Ortega junto a la existente en el propio museo y en el Archivo Municipal.

Tributo a su memoria que de igual forma sirvió como apuntó el actual director para reseñar que al hilo de las actuaciones que se están realizando desde el año 2012 y después de las escuetas reseñas decimonónicas de Manuel de la Corte en 1836 y Hernández y Mohedano en el año 1893, que fue el propio Cristóbal Garrido quien volvió a descubrir el recinto del yacimiento arqueológico íbero del Cerro de la Merced, junto con el de la Silla de la Reina, en el año 1972, dos lugares emblemáticos del patrimonio arqueológico de Cabra.

Compartir el artículo

stats