Kiosco

Diario Córdoba

CULTURA

"La comedia debería estar prescrita por el médico"

La obra llega al gran teatro con cinco funciones del 19 al 22 de mayo | El actor Héctor Carballo da las claves de ‘La función que sale mal’

Una de las locas escenas de ‘La función que sale mal’. CÓRDOBA

Llega a Córdoba coronada como la comedia más exitosa del mundo y ha batido el récord de la carcajada (una cada diez segundos, dicen). Se trata de La función que sale mal, la adaptación española de uno de los mayores éxitos de Broadway que llega al Gran Teatro avalada por los aplausos de ocho millones de espectadores que se han partido de risa en todo el mundo con la historia de una compañía de teatro amateur bastante inútil tratando de representar una obra de misterio al estilo de La Ratonera de Agatha Christie. Así, en el escenario se dan cita un asesinato en una casa aislada, varios personajes que podrían ser el asesino y un detective, al que da vida el actor Héctor Carballo, que recomienda fervientemente asistir a esta representación porque «ahora más que nunca es necesario reír a carcajadas» y piensa que «la comedia debería estar prescrita por el médico».

«Creo que el éxito de esta comedia radica en que desde que se puso en escena hace doce años en Londres se ha ido adaptando y modificando después de pasar por más de 30 países hasta construir un humor universal que funciona tanto en Corea como en Portugal», señala Carballo.

La obra en cuestión que este grupo insólito de actores tiene que representar se llama Murder at Haversham Manor, pero «Murphy entra en nuestras vidas y todo lo que tiene que salir mal sale peor todavía, hasta el punto de convertirla en una comedia absurda muy a pesar de los pobres actores que están en escena, para los que cada carcajada del público es un fracaso», relata Carballo, que está «encantado» con su personaje.

«Como buen director ególatra, se da a sí mismo el papel principal de la obra, el del inspector, y es de estas personas que tiene más actitud que aptitud, y considera que todos los fallos son de los demás», continúa Carballo, que se une en esta función a otros siete personajes «que registran todos los perfiles típicos de la profesión, desde este director ególatra hasta el actor inseguro o la actriz que solo quiere hacer teatro para relacionarse, el técnico rebelde…» Todo ello convierte a La función que sale mal, de la que se podrán ver cinco representaciones desde el jueves 19 al domingo 22, en una comedia muy loca que Carballo califica como «la mezcla prefecta entre Agatha Christie y Monty Python».

Accidentes inesperados

Aunque no quiere avanzar mucho, Carballo asegura que «cualquier cosa puede pasar delante o detrás del público» porque desde el principio el espectador ya puede suponer que nada va a salir bien en esta producción -mientras se van llenando las butacas ya se ve a actores en el escenario, interpretando a técnicos de teatro dando los últimos (y desastrosos) toques al escenario, todo parece que se va a caer, y no queda muy claro que estos técnicos sepan lo que están haciendo-, incluso tienen que pedir ayuda a alguien del público para colocar una estantería. A partir de ahí, salen al escenario actores y actrices que hacen de muertos y se mueven, atrezzo que se rompe, intérpretes que no se saben el guion, no aparecen en escena cuando deberían o actúan de una manera sincopada y muy poco natural, una puerta que no se abre y obliga a los actores a entrar a escena desde un lateral, cuadros que se caen, golpes y accidentes inesperados, incendios, un ascensor que funciona mal y un técnico de luz y sonido tan brillante como el resto de miembros de la compañía.

Esta ha sido una de las pocas obras de teatro que se estuvo en escena durante la pandemia y, según Carballo, el público disfruta «de lo lindo y ahora notamos que la gente se ríe mucho más desde que hemos sufrido esta crisis sanitaria porque lo necesita». Para este actor, que ha participado en montajes como La comedia de los enredos o series de TV como Isabel o Gym Tonic, «es más complicado hacer reír que llorar, pero la satisfacción de ver feliz a la gente es increíble».

Compartir el artículo

stats