Dentro del programa Patios de Cultura del Museo Arqueológico y en colaboración con la Asociación de Amigos del Museo Arqueológico de Córdoba y el proyecto Córdoba, Ciudad de las Ideas, mañana viernes los cordobeses y visitantes podrán disfrutar en este centro de tres instalaciones artísticas contemporáneas efímeras bajo el título genérico Arqueologías Futuras. Este proyecto incide en la línea de la interpretación contemporánea del patrimonio cultural cordobés, con un diálogo entre «tradición» y «vanguardia», en la que el museo lleva ya muchos años trabajando.

Imagen de la instalación 'Casa florecida', realizada por Silvia Favaretto. CÓRDOBA

Los tres creadores contemporáneos son artistas visuales de las residencias promovidas por el proyecto Córdoba, Ciudad de las Ideas, y que en esta ocasión han realizado su obra para el museo. Paraíso futuro es el título de la obra de Anna Borrie (Nueva Zelanda), que se instala en el Patio I. El paraíso futuro ofrece un registro oral y visual de la flora cordobesa y andaluza que se encuentran en peligro de desaparecer en corto o largo plazo. Las flores realizadas a partir de residuos están integradas en la vegetación natural y cada planta está acompañada con anécdotas, recuerdos e información para preservar su memoria e historia, que puede conocerse a través de los códigos QR que desde la propia instalación conducen a esa información.

'A propósito de un tercer patio', de Álvaro Perdices. CÓRDOBA

A propósito de un tercer patio, de Álvaro Perdices (Madrid), también se muestra en el Patio I y se trata de una instalación con vigas de cemento y hierro procedentes de las naves de la antigua Algodonera de Córdoba. Son fragmentos de vigas y dinteles rotos que formaron parte de su estructura y sirvieron como soporte de las naves de esta empresa que hoy se muestra como una ruina contemporánea de restos expoliados y abandonados. Esas piezas dialogan con los dinteles y estructuras arquitectónicas romanas expuestas en el patio, que en su día formaron también parte de edificios vividos, y hoy son restos de esas ruinas históricas.

Por último, Casa florecida, realizada por Silvia Favaretto (Padua, Italia) en la fachada del edificio de ampliación, tiene la intención de mostrar que donde los patios enclaustran frondosidades, lo natural quiere reivindicar su derecho a andar libremente . Retoñar paredes es toda una declaración de intenciones sobre cómo estos silenciosos acompañantes vegetales reafirman la profunda diferencia entre un espacio mineral y uno reverdecido. Las plantas dignifican y transforman un simple inmueble, aquello que pasa de ser un mero edificio a declararse por fin como un hogar.

Mañana viernes, a las 19.30 horas, los artistas harán una visita guiada por sus instalaciones y a las 20.30 horas, en la cuesta de Pero Mato, Teresa Rivera y Noelia Tejerina harán su performance Escalera y Manta.