Kiosco

Diario Córdoba

Feria del Libro

Ana Merino: «García Lorca era un amigo luminoso y efervescente»

La autora presenta mañana viernes en Córdoba su nueva novela, en la que recrea la amistad entre el poeta y el intelectual Joaquín Amigo

La escritora Ana Merino pasará mañana viernes por Córdoba. Xavier Torres-Bacchetta

Después de su primera novela, El mapa de los afectos, que le sirvió para ganar el Premio Nadal, la escritora Ana Merino sorprende ahora con Amigo, una novela que aborda la amistad de Federico García Lorca y Joaquín Amigo, catedrático de Filosofía al que unos milicianos raptaron y arrojaron por un puente nueve días después del asesinato de su amigo Federico. Ninguno de los dos cuerpos apareció nunca. Según señala la autora, que presentará esta obra mañana viernes en la Feria del libro de Córdoba, esta historia parte del hallazgo casi casual del archivo personal de Joaquín Amigo, uno de los intelectuales más desconocidos de la Generación del 27 e impulsor de la revista Gallo, en el que descubrió tres cartas del poeta al catedrático desde distintos lugares de la geografía española. 

«Estaba trabajando en otra novela sobre un personaje, una investigadora mexicana muy impregnada de la Generación del 27. Casualmente, contacté, a través de una amiga, con María Bastos Amigo, nieta de Joaquín Amigo y que tiene en custodia sus documentos, que me pidió verlos porque estaba un poco desorientada sobre lo qué hacer con ellos», relata Merino, que, sin saberlo, acudió a una cita sorprendente para ella. «Quedé absolutamente fascinada y me di cuenta de que este archivo podía ser el que investigara mi personaje, así que empecé a construir una segunda novela dentro de la primera», continúa Merino, que recoge en Amigo no solo las cartas que Lorca escribió al intelectual, sino la historia oral de su esposa y el trauma que le ocasionó la muerte de su marido, incluyendo aquí al segundo personaje ficticio, que es quien cuenta a la investigadora mexicana los entresijos del relato.

A partir de aquí, Merino da un triple salto mortal de elementos literarios construyendo una tercera parte de la novela en la que reina el misterio y la acción se traslada al presente, todo ello partiendo de un archivo real cuyo atractivo principal para Merino eran esas tres «bonitas cartas» de Lorca.

Saludos desde Cadaqués

En una de ellas, desde Lanjarón, el poeta cuenta a Amigo que está escribiendo el Romancero Gitano, otra tiene remite desde Cadaqués, donde estaba pasando unos días con Dalí, y la última durante el proceso de creación de Mariana Pineda. «Son tres cartas muy intensas, pero también hay notas sobre la revista Gallo y algunas postales, además de documentos de Luis Rosales, que tenía mucha relación con Joaquín Amigo», prosigue la escritora, que asegura que el poeta granadino era un amigo «luminoso, efervescente, mientras Joaquín era un amigo de apoyo constante, de impulso». Para esta autora, que resalta que la amistad de ambos venía casi desde la infancia, Amigo jugó un gran papel el éxito de Lorca: «Le dio serenidad y apoyo, lo que es muy importante porque es vital que puedas contar con tus amigos de toda la vida. El éxito es relativo, pero la amistad es algo profundo que te da raíces»

Gran defensora de la educación por la lectura y de todos los valores que aporta desde la niñez, Merino continúa de forma activa acercándose a los más jóvenes a través de cursos, charlas o encuentros. «La educación es una responsabilidad de todos y es muy importante que haya un entendimiento máximo para mejorarla», lo que para esta escritora radica en el apoyo a los educadores y en la «ratio», es decir, «en las aulas no puede haber más de doce o catorce alumnos». Tras apenas poder pasear El mapa de los afectos debido a la pandemia, Merino se muestra «muy feliz» de poder dar a conocer ante los lectores esta segunda novela, a la que, según señala, le seguirá un nuevo poemario que verá la luz muy pronto.

Compartir el artículo

stats