Decía la poeta y dramaturga Carla Nyman durante el encuentro con la prensa este lunes, antes de unir sus versos a los de Eduardo Chivite, profesor de Literatura y Escritura Dramática en la Escuela Superior de Arte Dramático de Córdoba, que no encontraba una diferencia abismal a la hora de abordar sus temas artísticos centrales; el deseo femenino, el vacío y la soledad, en el poema o en la escritura teatral.

Nyman, premio Gloria Fuertes de Poesía Joven por Elegías para un avión común; Premio Valparaíso de Poesía por Movernos en la sed y accésit del Premio Romero Esteo por su obra de teatro Árbol quemado, entre otros reconocimientos, no cree «mucho en los géneros literarios tajantes, sino más bien en la hibridación» y es de las autoras que encuentra lo poético en lo cotidiano, «en un hombre con un carricoche».

Ni Nyman ni Chivite, promotor de numerosos eventos culturales y autor de larga trayectoria, se habían leído o escuchado antes de que el impredecible programa de Cosmopoética los uniese en Orive para su recital conjunto en Cosmoversos, y sin embargo allí se encontraron, entre la negrura de una sala adornada con azulejos azules, recitando versos cargados de pasión, o desesperanza joven e influencias del teatro.

"Existe algún amor entre esta materia", clamaba Carla ante Orive. Sus versos, juguetones y algo descreídos de la tradición y sus obras teatrales, reivindicativas del modo de sentir femenino, clamaron en rebeldía. "Sé de gente que de noche en la calle espera de a poco ser amada", junto al sentimiento reposado de Chivite: "Amor, un espacio vacío un cuenco rajado". Unión inesperada para ambos, pero dotada de sentido, inesperado, entre sus respectivas obras poéticas. O será que Cosmopoética es capaz de unir con fuerza los fragmentos esparcidos de un todo, como si de un azulejo portugués arreglado se tratase.

La poeta y dramaturga Carla Nyman ofrece un recital en Orive junto al poeta y profesor de literatura y escritura dramática de la Esad, Eduardo Chivite. FRANCISCO GONZÁLEZ

Milena Busquets inaugura la programación de 'Cosmodiálogos'

Tras la confluencia de versos llegó el turno de la escritora Milena Busquets, quien inauguró la programación de Cosmodiálogos, el apartado en el que el Festival pretende encontrar nuevos caminos de la lírica a través de la narrativa. Busquets, editora, articulista y escritora, desgranó las claves temáticas y estilísticas de su obra, que se ensalza en También esto pasará, una honda reflexión sobre la pérdida a raíz de la muerte de su madre, la también escritora Esther Tusquets, y su novela más reciente, Gema, protagonizada por una escritora que se encuentra en torno a la cuarentena y a la que asaltan los recuerdos y un fantasma del pasado, una antigua compañera de colegio que murió de leucemia a los quince años. Obras que han situado a la creadora en lo alto de la esfera de la nueva literatura española, continuadora de una saga de intelectuales que evocan la mejor época de la Barcelona literaria.

El festival devuelve a la ciudad el préstamo de influencias literarias

El Festival no deja a un lado su pretensión de devolver a la ciudad el préstamo de influencias literarias y creativas, con actividades dirigidas a los entornos educativos y sociales, donde se pueda crear en el futuro el caldo de cultivo para la poesía del mañana.

Bajo el título ¿Te desconozco de algo?, la poeta cordobesa Elena Román acercó la lírica a los alumnos del Instituto Galileo Galilei. Una iniciativa que continúa hoy a las 12.00 horas con los versos cantados del «artista ecléctico multitarea», como él mismo se denomina, de El Vera, quien acudirá a Aspacys con su música de trovador contemporáneo.

El Festival ecléctico sigue su curso desplegando lírica por la ciudad, en todas sus vertientes y formatos, para todos los públicos, en su tarea de demostrar que la poesía se encuentra entre las páginas, pero sobre todo en la calle, y entre las pieles.