Una venenciadora recibe al público en Bodegas Alvear, sirviendo la primera copa de vino de una noche intensa. Así comenzó el pasado viernes el Festival de Jazz de Montilla, consolidándose como una de la propuestas culturales más originales de la provincia, en su apuesta por fusionar el jazz con el vino de Montilla-Moriles. Después de cinco años de trayectoria, Montijazz Vendimia goza de buena salud y este fin de semana ha logrado llenar todo el aforo disponible en Bodegas Alvear para los cuatro conciertos programados.

Alba Careta Group y David Ruiz Septeto han sido las grandes apuestas del festival. La trompetista catalana está siendo uno de los proyectos más aplaudidos este año en España dentro de su gira de presentación del disco Alades. Pasión, sinceridad y emoción son las tres bases de su proyecto, arropada por músicos fabulosos como Lucas Martínez (saxofón), Giusepe Campisi (contrabajo), Roger Santacana (piano) y Josep Cordobés (batería).

Junto a ellos, David Ruiz ha sido la gran sorpresa del festival. En su primera actuación en Andalucía como septeto, el contrabajista manchego exploró anoche caminos musicales con raíces profundas de flamenco, sonidos árabes y también más contemporáneos, presentando su primer disco, titulado Where we come from.

Una historia de mujeres en el jazz, Four Women Quartet, abrió el festival el viernes, mientras que Dry Martina cerró ayer Montijazz, ofreciendo al público un final de fiesta animado para clausurar los conciertos programados en Bodegas Alvear. El presidente de la Asociación Jazz Amontillado, organizadora del festival, asegura sentirse "impresionado" por la respuesta que ha tenido este año Montijazz. "Lograr llenar el recinto día antes del inicio del festival no es algo habitual en el mundo del jazz", insiste José Alfonso Bellido.

El cambio de escenario

En estos cinco años ha sido determinante "la decisión de trasladar Montijazz a las bodegas", prosigue Bellido. Cada vez es más evidente que el público busca propuestas distintas a las habituales y "en Montilla tenemos un tesoro como el vino que hay que seguir promocionando de la mano de la cultura", ha continuado el presidente del colectivo. En esta misma línea, el festival se clausura el próximo sábado, cambiando de escenario. Montilla vivirá una intensa jornada centrada el swing, que arrancará por la mañana con talleres de baile impartidos por profesores de las escuelas Hop Hop Swing de Granada y Lindy Lovers Córdoba. Se cerrarán con unas clases de iniciación en el patio de la Cooperativa a las 20.30 horas como preámbulo del concierto que ofrecerá la banda murciana Zoot Suiters. Casi todas las entradas están ya vendidas por los que se espera una gran fiesta en torno al swing, siguiendo todas las medidas de seguridad que han estado presentes desde el inicio del festival.