Después de un año y medio, la gran lona que ha cubierto la fachada del Palacio de los Páez de Castillejo, sede del Museo Arqueológico, se ha levantado este viernes, recuperando las visitas a los patios de este edificio, que ofrece importantes novedades tras una gran obra de restauración, que también ha dado muchas sorpresas. 

Lo primero que llama la atención es su fachada, que se ha sometido a trabajos de limpieza y de la que se han recuperado las partes originales del muro. Ya dentro, también se aprecian grandes cambios en la escalera renacentista del palacio, además de recuperarse otros elementos, como la bóveda que hay debajo de esta escalera, donde ahora asoma una parte del suelo romano de la plaza que también está conservada dentro del yacimiento arqueológico del museo.

15

La fachada del Museo Arqueológico resplandece tras su restauración A.J.González

Esta obra, que ha correspondido al Ministerio de Cultura como titular del edificio, ha estado coordinada en todo momento por la Junta de Andalucía como Administración gestora. Por otro lado, en esta restauración ha trabajado un equipo interdisciplinar de arquitectos especializados en conservación, restauradores y arqueólogas, entre ellas la directora del Museo Arqueológico, María Dolores Baena, que ha estado a pie de obra coordinando los trabajos.

Baena ha mostrado hoy su "satisfacción" ante la culminación de esta primera etapa de la restauración del palacio de los Páez de Castillejo, explicando que tanto en la fachada principal como en la escalera se han liberado de "todos los elementos que estaban dañando a nivel de conservación". La fachada, que había sufrido una restauración anterior, presentaba grandes placas de cemento que estaban dañando a la piedra arenisca que la conforma, por lo que se ha sometido a trabajos de limpieza y eliminación de esos elementos extraños, para después consolidar la piedra, además de trabajos de impermeabilización.

"Se ha recuperado todo el despiece de la sillería del muro, tanto en la fachada como en la contrafachada", ha explicado la directora del museo, que ha añadido que "las figuras que presenta la portada están bastante deterioradas por el paso del tiempo, por el tipo de piedra y estos añadidos de cemento que tenía". Estos elementos, según ha señalado Baena, no se han reconstruido porque "todas las normas de restauración indican que no se puede hacer un falso histórico, por lo que hemos ido a buscar el original y consolidar todo lo que ha quedado de él".

Nuevos elementos originales

Por otro lado, esta obra ha dado muchas sorpresas, según ha comentado Baena, porque "para quitar las humedades de la escalera principal se ha intervenido en una habitación que hay debajo donde había piletas de agua que era necesario eliminar". Ahora, ese cuarto muestra la bóveda que sostiene la escalera principal, y después de rebajar unos centímetros el suelo, ha salido a la luz la solería original de la plaza romana que se conserva en uno de los patios del museo, del que es la continuación. 

Otras de las novedades han surgido en lo que antes era la sala de Prehistoria del museo, añadida al muro de la fachada por dentro y que antes presentaba una ventana alta y rectangular, donde se ha descubierto una puerta al exterior que no aparecía en ninguno de los planos que se tienen del edificio. “En un momento indeterminado que todavía estamos estudiando se cegó la puerta y se puso por debajo un zócalo compuesto por dos grandes piezas, unas cornisas romanas que aún hay que estudiar si podrían venir del cercano teatro", ha continuado Baena, que ha explicado que también se han recuperado los escalones originales de esta puerta, que ahora luce con la misma madera que tiene la del edifico de ampliación. 

Baena ha subrayado que "se ha hecho un esfuerzo desde la delegación territorial de Cultura y Patrimonio y también por parte del museo para abrir cuanto antes el patio, aunque todavía quedan algunos flecos", ya que se han programado una serie de actividades para explicar esta restauración y talleres para niños, además de las Jornadas Europeas de Arqueología que se celebran este fin de semana con visitas guiadas al edifico de ampliación.

Una vez terminada la primera fase de esta restauración, el siguiente paso es llevar a cabo "el gran proyecto" que tiene que acometer el Ministerios de Cultura y consiste en que el palacio de los Páez de Castillejo, que tiene una superficie de más 5.000 metros cuadros, acoja la exposición permanente del museo, ya que actualmente en el edificio de ampliación tan solo se muestra menso del uno por ciento de la colección. Según señala la directora, por parte del museo y la delegación de Cultura están redactados todos los documentos necesarios, entre ellos el programa arquitectónico de usos y un avance del programa expositivo.