El Grupo de Investigación Poéticas de la Modernidad de la Universidad Complutense de Madrid, codirigido por José Manuel Lucía Megías y Fanny Rubio, homenajea al poeta y traductor cordobés Manuel Álvarez Ortega en una jornada en la que tendrá lugar una lectura en diferentes idiomas de poemas de Álvarez Ortega seguida de una mesa redonda a cargo de destacados hispanistas europeos y estadounidenses. El acto se celebrará el próximo 14 de junio a las 17.00 horas en conmemoración del séptimo aniversario de la muerte del poeta y se podrá seguir en directo a través del enlace meet.google.com/snb-iact-iui. En el acto colaborarán la Universidad de Córdoba y la Fundación Manuel Álvarez Onega.

La apertura del homenaje correrá a cargo de meet.google.com/snb-iact-iui, miembro del Grupo de Investigación Poéticas de la Modernidad; José Manuel Lucía Megías, vicedecano de Biblioteca, Cultura y Relaciones Institucionales de la Facultad de Filología de la Universidad Complutense de Madrid; Luis Medina, vicerrector de Cultura, Comunicación y Proyección Social de la Universidad de Córdoba; y Juan Pastor, presidente de la Fundación Manuel Álvarez Ortega.

Tras la lectura de los poemas en español y en distintas lenguas por parte de diferentes profesores e investigadores, se celebrará una mesa redonda donde intervendrán los hispanistas Jacques Ancet, prestigioso traductor, ensayista y poeta en lengua francesa; Jonathan Mayhew, catedrático de Literatura Española en la Universidad de Kansas e investigador de la obra de Federico García Lorca; Stefano Pradel, Premio Gerardo Diego para la Investigación Literaria por su ensayo Vértigo de las cenizas: estética del fragmento en José Ángel Valente y doctor por la Universidad de Trento; Maria C. Fellie, profesora de la Universidad Estatal de Pensilvania e investigadora de la obra de Antonio Colinas; y Juan Camilo Botía Mena, colaborador científico en la Cátedra de Literatura Ibero-románica de la Universidad de Augsburgo. Esta colaboración abre la puerta a futuros trabajos sobre la obra del poeta.

«Vulnerant omnes, ultima necat» es la advertencia que todavía hoy se lee en los relojes de antiguas iglesias y cuyo segundo término da nombre al poemario con el que Álvarez Ortega puso fin a su trayectoria poética. La inscripción advierte del desgaste de cada hora y de su insoslayable resultado: ‘Hieren todas, la última mata’. El enunciado inicial de la sentencia enmarca un homenaje que da testimonio de un curso vital poéticamente decantado.