LA OBRA PRETENDE RENDIR TRIBUTO AL PERIODO HISTÓRICO MÁS "ESPLENDOROSO" DE LA CAPITAL

La Mezquita "inspira" una monodia para trompa

Jesús Miquel Villalba es el autor de ‘En el bosque de columnas’

La Mezquita "inspira" una monodia para trompa

A.J.González

Juan Pablo Bellido

Juan Pablo Bellido

De la popular Serenata a la Mezquita de Ramón Medina al mítico "paseo" que le dedicó Medina Azahara en su primer álbum editado por CBS en 1979, el monumento más emblemático de Córdoba ha servido de inspiración a infinidad de poetas, músicos y artistas. Sin embargo, el enclave más visitado de la provincia no contaba, hasta ahora, con una composición contemporánea expresamente concebida para trompa, el vibrante instrumento de viento-metal que, a día de hoy, juega un papel decisivo en bandas y orquestas de todo el mundo.

Por este motivo, el compositor valenciano Jesús Miquel Villalba, integrante de la Orquesta de Córdoba desde el año 2002, ha querido inspirarse en la más importante joya del arte omeya hispanomusulmán para concebir En el bosque de columnas, una monodia para trompa sola que se basa en las "sensaciones" que despierta en su autor el periodo histórico de Al-Ándalus a través de uno de sus edificios más representativos: la Mezquita-Catedral de Córdoba.

"Todavía recuerdo el impacto que me provocó mi primera visita al templo: fue una impresión indescriptible", reconoce a CÓRDOBA el autor de esta obra contemporánea, aunque concebida bajo los conceptos estéticos de la música andalusí.

No en vano, Miquel Villalba ha querido "aprovechar todas las posibilidades expresivas, tímbricas y técnicas" de su instrumento para rendir tributo al monumento cordobés por antonomasia.

En el bosque de columnas está estructurada en cuatro partes. Una de ellas sugiere una "visión muy personal" de una muwashah de Ibn Jatima que se popularizó en Almería hacia el siglo XIV. "La otra parte de la monodia está inspirada en un poema de Ibn Jafaya de Alzira, que vivió en la Taifa de Valencia entre los años 1058 y 1139", precisa Jesús Miquel, quien asegura sentirse "muy satisfecho" por la "calurosa acogida" que ha tenido su composición entre el colectivo de trompistas de España.

La monofonía del compositor valenciano, que en 1998 se graduó en la especialidad de Trompa en el Conservatorio Superior de Música Joaquín Rodrigo de Valencia con las máximas calificaciones, ha contado con el respaldo de la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, que ha editado la partitura. "Para mí ha sido todo un honor contar con esta ayuda", reconoce Jesús Miquel quien, además, agradece su apoyo al Centro Flamenco Fosforito y a la Casa Árabe de Córdoba.

Natural de Vilamarxant, un municipio valenciano del Campo de Turia de apenas 10.000 habitantes, Jesús Miquel ha colaborado con las orquestas sinfónicas de Madrid, Castilla y León o Castellón bajo la batuta de directores de talla internacional.