Cruzar las puertas del Alcázar de los Reyes Cristianos de CórdobaAlcázar de los Reyes CristianosCórdoba es adentrarse en la historia de la ciudad. Adquirir una entrada para visitar el monumento, es como hacerlo para realizar un pequeño viaje en el tiempo. No en vano, muchos de los acontecimientos trascendentales para Córdoba, en ocasiones también para España, han tenido lugar entre estos muros.

Cinco historias para cinco lugares del Alcázar donde hay que detenerse

Desde Alfonso XI, que lo manda construir, muchos reyes de España tuvieron allí su morada en algún momento de sus vidas. Reuniones de Estado, bodas y bautizos reales han tenido a este emblemático monumento como escenario, y su papel fundamental se desarrolla durante los ocho años que los Reyes Católicos se instalaron entre sus paredes para llevar a cabo la conquista del reino de Granada. De entre todos los rincones de los que se puede disfrutar en este monumento, cinco de ellos son de imprescindible visita.

La Torre del Homenaje

Situada al Noreste del recinto, la Torre del Homenaje fue reformada por los Reyes Católicos durante su estancia en Córdoba. En este recinto de planta octogonal es donde se juraba defender la fortaleza y donde se hacían las proclamaciones de los reyes, se celebraban audiencias reales y se recibía a embajadores y a altos dignatarios. Pero no solo moraron entre sus paredes Isabel y Fernando. También habitaron esta torre otros monarcas que tenían como plaza fuerte el Alcázar.

Subida a la Torre del Homenaje del Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba. Foto: FRANCISCO GONZÁLEZ

El monumento a la Reina de Canarias

Se trata de una escultura realizada por el artista palmero Facundo Fierro encargada por la Casa de Canarias de Madrid que se encuentra en un lateral del patio del Alcázar. Conmemora la estancia de más de dos años en el recinto de la Reina de Canarias, bajo la protección de Isabel la Católica, mientras su padre, Fernando Guanarteme, negociaba la paz de sus súbditos guanches en Canarias. Porque, paralelamente a la conquista de Granada, también se estaba haciendo la de las Islas Canarias, y en una de las redadas que los Reyes Católicos hicieron en las islas cautivaron a su reina, a la que trajeron en Córdoba. Venía embarazada y la Reina Isabel ordenó que se la tratara con rango de alteza, instalándola en una de las salas principales del Alcázar. Unos meses después, la futura Reina de Canarias nació en Córdoba. Este monumento se encuentra en el Patio Morisco.

Escultura en recuerdo de la Reina de Canarias, en una de las estancias del Alcázar. Foto: FRANCISCO GONZÁLEZ

El Salón de los Mosaicos

Antigua iglesia de la Inquisición, el Salón de los Mosaicos tiene su entrada por la galería donde se encuentra el sarcófago romano y el busto de Séneca. En su decoración destacan los mosaicos de época romana, fechados en los siglos II y III, hallados con motivo de las obras de remodelación de la Plaza de la Corredera y que el alcalde Antonio Cruz Conde ordenó instalar allí. Desde entonces, embellecen las paredes de la sala y le dan nombre. Esa belleza contrasta con su antigua historia, cuando servía para oficiar autos de fe y como recinto donde se condenaban a los que morían en la hoguera.

Varios visitantes recorren el Salón de los Mosaicos. Foto: FRANCISCO GONZÁLEZ

El Patio Morisco

Es el único espacio que permanece en el Alcázar con la misma estructura desde su construcción, y con el tiempo fue el modelo a seguir de otros jardines, como, por ejemplo, en la Alhambra de Granada. Dos estantes unidos por canales con una pila central es el esquema de este recinto, que desde Córdoba se ha imitado también en toda Arabia Saudí y en la ciudad marroquí de Marrakech. Este espacio goza de una vegetación del más puro estilo del jardín andalusí, con los naranjos, limoneros y parterres de arrayanes con alelíes y aromáticos jazmines y damas de noche en sus paredes. Y esta misma línea siguen los jardines de la fortaleza, donde se pueden encontrar las plantas del tabaco o de alcachofa.

El Patio Morisco, al más puro estilo andalusí. Foto: FRANCISCO GONZÁLEZ

El monumento a los Reyes Católicos y a Colón

Recuerda la primera entrevista entre los Reyes católicos y el futuro descubridor de América Cristóbal Colón. Desde entonces, todas las reuniones que se mantuvieron para llevar a cabo la aventura se celebran en el Alcázar, lo que indica que desde este recinto se gestó una parte muy importante de la historia de España.

Monumento a los Reyes Católicos y a Colón en los jardines del Alcázar. Foto: FRANCISCO GONZÁLEZ

Cómo llegar, horarios y cómo adquirir las entradas

Dirección

Plaza Campo Santo de los Mártires, s/n

Horarios

Del 16 de septiembre al 15 de junio

  • Lunes, cerrado
  • Martes a viernes, de 8.30 a 20.45 horas
  • Sábados, de 8.30 a 16.30 horas
  • Domingos y festivos, de 8.30 a 14.30 horas

Del 15 de junio al 16 de septiembre

  • Lunes, cerrado
  • De martes a viernes, de 8.30 a 15.00 horas
  • Domingos y festivos, de 0.30 a 14.00 horas

Entradas

Adultos: 4,5 euros

Mayores de 65 años: gratis

Estudiantes (con acreditación): 2,5 euros

Niños hasta 13 años: gratis

Las entradas pueden adquirirse en taquilla y en internet.

La entrada al Alcázar también está incluida en el bono museos municipales de Córdoba

Noches mágicas en el Alcázar

Una visita nocturna muy especial

El espectáculo nocturno de luz y sonido en los jardines del Alcázar, denominado 'Las noches mágicas', permite al visitante acercarse al monumento de una forma especial.

Horarios:

Pases según temporada

  • Invierno: 21.00 o 22.00
  • verano: 21.00-22.00-23.00 o 24.00
  • Entrada general: 6,50 euros

Fortaleza y palacio, el Alcázar de los Reyes Cristianos encierra en su interior la historia de la ciudad, una entrada al pasado de Córdoba.