La casa de subastas británica Christie's colocó en los últimos días, en su segunda subasta de primavera en China, todo su arte occidental, incluidas obras de los pintores españoles Pablo Ruiz Picasso y Salvador Dalí.

Según anunció hoy la compañía en un comunicado, en total se recaudaron 86,8 millones de yuanes (12,8 millones de euros, 13,9 millones de dólares), con la venta de 74 lotes, de los 84 ofrecidos, de arte occidental y asiático, joyas y botellas de vino, a varios coleccionistas de todo el mundo reunidos en Shanghái.

Entre las obras vendidas está "Grand vase aux danseurs" ("Gran jarrón de los bailarines") de Picasso (1881-1973), pintado sobre un jarrón de terracota blanco, decorado por el artista malagueño en 1950, y subastado ahora por 3,03 millones de yuanes (450.199 euros, 488.511 dólares).

Igualmente, se vendió una estatua de Salvador Dalí (1904-1989), "Dance of Time I" ("Danza del Tiempo I"), creada en bronce con pátinas doradas y verdes en 1979, que fue vendida por 2,6 millones de yuanes (396.710 euros, 430.470 dólares).

Marc Chagall (1887-1985), Andy Warhol (1928-1987) y Tom Wesselmann (1931-2004), entre varios artistas de los siglos XIX y XX, fueron otros de los autores por los que se pujó.

Además, se marcaron récords de precios por obras de cinco artistas asiáticos diferentes en esta subasta: los chinos Chen Yujun (nacido en 1976), Li Jin (en 1958) y Wu Yiming (en 1966), y los singapureses Chua Ek-Kay (1947-2008) y Tan Oe-Pang (nacido en 1947).

En la subasta de primavera "pudimos ver un fuerte apetito por un estilo de vida sofisticado, y una extensión del interés hacia toda una variedad de categorías", comentó en el comunicado Cai Jinqing, presidente de la filial china de Christie's, que prometió seguir con artistas "emergentes" chinos y "más acceso al arte occidental".

La firma británica ya vendió en China varias obras de Picasso en sus subastas de abril de 2014 y septiembre de 2013, la primera que hizo en el país.

Christie's superó en 2013 el problema que tuvo con China en 2009, cuando puso a subasta dos esculturas de la colección del diseñador Yves Saint-Laurent, que China reclamó como suyas por haber sido expoliadas en el siglo XIX, lo que hizo que la subasta fuera boicoteada por un comprador chino que luego se negó a pagarlas.

Las estatuas de bronce son las cabezas de una rata y un conejo (dos de los 12 animales del zodiaco chino) que formaban parte de una famosa fuente en el Antiguo Palacio de Verano (residencia de recreo de los emperadores) y fueron robadas por las tropas británicas y francesas que lo saquearon en 1860, en la Segunda Guerra del Opio.

La subasta boicoteada se celebró en febrero de 2009, el comprador reclamó en rueda de prensa que fueran devueltas al país oriental, y las cabezas quedaron en custodia de la familia del empresario François-Henri Pinault (también directivo de Christie's), que las devolvió al Museo Nacional de China, en Pekín, en junio pasado.